- Associated Press - Wednesday, July 29, 2015

La Florida tiene más propiedades privadas que corren riesgo de inundarse debido a los cambios climáticos que ningún otro estado, una cantidad que podría duplicarse en las siguientes cuatro décades, de acuerdo con un nuevo reporte que dio a conocer el Proyecto Negocios en Riesgo (Risky Business Project).

Para el 2030, propiedades costeras con un valor de $69,000 millones y que actualmente no están en zonas de riesgo, podrían inundarse debido a las altas mareas, concluyó el reporte. Se cree que el valor de los inmuebles en peligro podría aumentar a $152,000 millones para el 2050.

Aunque las proyecciones sobre las altas mareas no son una noticia nueva, por primera vez los investigadores tratan de cuantificar el daño económico que causan los cambios climáticos entendiendo mejor los riesgos que corren los negocios y la economía. El crecimiento en la fabricación y la producción de energía ha creado una suerte de pequeño boom en el sureste y Texas, señala el reporte. Sin embargo, los cambios climáticos amenazan con acabar dicho progreso y provocan que el daño se propague a los pilares economicos de la región, esto es la fabricación, la agricultura y la energía.

En cuanto a la Florida, los daños son sin duda notables y no solamente para las propiedades. El incremento de las temperaturas y las altas mareas podrían hacer más lenta la productividad, afectar la industria energética, así como también el ingreso económico que el turismo supone para el estado.

“Los números sobre las altas mareas están ahí. Los números sobre el calor también. Lo que este estudio ha hecho es realmente analizar por primera vez el problema desde una perspectiva empresarial”, dijo en una entrevista con el Miami Herald Henry Paulson, ex secretario del Departamento del Tesoro, uno de los que codirigió el proyecto.

El reporte llega en un momento en que el gobierno del presidente Obama quiere darle un nuevo impulso a la política sobre el clima como un anticipo de las conversaciones de otoño en París de las Naciones Unidas. El lunes, 13 compañías, entre las que se hallan Alcoa y Walmart, se comprometieron a reducir la contaminación y a invertir en la energía ambiental. Paulson dijo que el proyecto trata de dejar fuera a la política, ya que con frequencia los cambios climáticos se convierten en un tema partidista.

El Risky Business Project, que codirige el ex alcalde de Nueva York Michael Bloomberg, el multimillonario Tom Steyer y Paulson, es un equipo de líderes empresariales y donde hay diferentes tendencias políticas. En el comité de este año se encuentran Donna Shalala, ex presidenta de la Universidad de Miami (UM), que estuvo muy ligada al gobierno de Clinton, y George Shultz, quien trabajó en las administraciones de Nixon y Reagan. El científico Robert Kopp, experto en el clima de la Universidad Rutgers, y el economista Solomon Hsiang, de la Universidad de California, Berkeley, dirigieron el equipo de especialistas, y para el estudio usaron diversos modelos de clima, evaluaciones de riego del sector privado y datos económicos.

“No estamos enfocando este problema desde un punto de vista partidista ni político. No estamos recomendando ninguna solución por parte del gobierno”, dijo Paulson. “Lo único que estamos haciendo es simplemente analizando los riesgos que hay”, dijo Paulson.

Según el estudio, se pronostica que las pérdidas económicas relacionadas con tormentas vinculadas a los cambios climáticos aumenten un promedio de $1,300 millones cada año para el 2030, lo que significa un promedio de $4,000 millones anuales para el 2050. Incluso con un nivel del mar normal, más propiedades podrían inundarse con las altas mareas, y los daños materiales podrían alcanzar cerca de $15,000 millones para el 2030, dijo el reporte.

La industria de los bienes raíces no ha tomado ninguna medida para prevenir los cambios climáticos, dijo Andrew Frey, urbanista y abogado inmobiliario.

Frey explicó que el problema más grande es la expansión suburbana que genera gases de invernadero que a la larga podrían provocar cambios climáticos.

El trabajo, titulado “El calor y las altas: riesgos climáticos en el sureste y Texas”, es el segundo que este año se enfoca en una región determinada; en enero el grupo estudió el medioeste.

Paulson dijo que el grupo llegó a la conclusión que aunque muchos negocios están considerando la eficiencia de la energía y construyen nuevas plantas o fábricas, no incluyen los cambios climáticos entre las evaluaciones de riesgo que realizan.

El informe pretende señalar la gravedad que implica no actuar a tiempo, dijo Paulson. Después que la industria logre convencerse, expresó Paulson, espera que hará más para que los políticos tomen medidas y revelen públicamente todos los riesgos que hay en juego.

©2015 El Nuevo Herald (Miami)

Visit El Nuevo Herald (Miami) at www.elnuevoherald.com

Distributed by Tribune Content Agency, LLC.


Copyright © 2018 The Washington Times, LLC.

The Washington Times Comment Policy

The Washington Times welcomes your comments on Spot.im, our third-party provider. Please read our Comment Policy before commenting.

 

Click to Read More and View Comments

Click to Hide