- Associated Press - Sunday, June 14, 2015

Por lo menos cuatro residentes del sur de Miami-Dade han sido detenidos, y ahora se enfrentan a una deportación, después que agentes federales descubrieron que estaban trabajando en un negocio de jardinería en Homestead con documentos de inmigración falsos.

Los recientes arrestos no fueron el resultado de una redada, sino que se produjeron después que agentes de inmigración iniciaron una auditoría en las oficinas de la compañía de jardinería Orchid Man Landscape Artisans Inc., siguiendo una pista donde se señalaba que la empresa contrataba trabajadores indocumentados, según documentos judiciales.

La auditoría en Homestead reveló una práctica poco conocida de funcionarios de inmigración que los activistas, que defienden los derechos de los inmigrantes, describen como “redadas silenciosas”.

En lugar de allanar abiertamente las empresas y detener públicamente a los trabajadores indocumentados, los agentes federales realizan discretamente una auditoría de la firma, o se infiltran como empleados, para luego presenciar ilegalidades.

En el caso de Homestead, un agente encubierto vio cómo algunos empleados presentaban documentos falsos para reclamar estatus legal, según los documentos judiciales. Esto condujo a la detención de Adolfo Cabrera, Alberto Ramos, Catalino Ramos y Eugenio García Ramos – todos extranjeros que no tenían estatus migratorio. La denuncia penal sugiere que son guatemaltecos.

La Policía de Inmigración y Aduanas (ICE) dijo que no podía hacer comentarios sobre el caso ya que todavía está bajo investigación.

Ángel Ruiz, abogado de Orchid Man, dijo que la compañía no estaba al tanto de que esos empleados estaban utilizando documentos fraudulentos.

“La empresa no tenía conocimiento de que esos documentos eran fraudulentos o falsos”, dijo Ruiz. “Si la empresa hubiera tenido conocimiento o sospecha de que eran fraudulentos no habría contratado o seguido empleando a estas personas”.

Las auditorías de ICE a ciertas empresas han tenido lugar en todo el país durante algunos años, pero el caso de Homestead bien puede ser uno de los primeros en surgir públicamente en los registros de la Corte Federal en Miami.

ICE ha seguido esta práctica con miles de empresas, muchas en los sectores de la construcción y la agricultura. La práctica se inició en el 2009 como parte de una estrategia para desalentar a los empleadores de contratar trabajadores indocumentados. Una de las mayores multas contra una empresa por violar la ley de inmigración, se dio a conocer recientemente.

Broetje Orchards del estado de Washington acordó pagar una multa de $2.25 millones por haber contratado casi 1,000 trabajadores indocumentados para trabajar en sus huertos de manzanos.

La denuncia penal contra Orchid Man no dice si las autoridades de inmigración proyectan multar a la empresa. Asimismo, los documentos judiciales solo mencionan a cuatro trabajadores indocumentados.

La denuncia, presentada por un agente especial de Investigaciones de Seguridad Nacional (HSI), una unidad de la Policía de Inmigración y Aduanas (ICE), dice que el 25 de febrero “un agente especial de ICE encubierto” estaba en las oficinas de Orchid Man, cuando uno de los cuatro empleados –que más tarde sería detenido– presentó una tarjeta verde falsa.

“Un agente especial de ICE encubierto estuvo presente en el interior de la oficina de Orchid Man, mientras un empleado, que se identificó como Adolfo Cabrera, presentó lo que resultó ser una tarjeta fraudulenta al gerente de la oficina”, dice la queja.

Cabrera también llenó un formulario de verificación de empleo conocido como I-9 con información falsa.

“Esta transacción fue grabada en video por el agente encubierto usando un dispositivo de grabación oculta”, dice la demanda.

La investigación de Orchid Man comenzó en marzo del 2014 cuando ICE recibió información de que la empresa contaba con “numerosos trabajadores extranjeros indocumentados”.

En base a esta pista, dicen los documentos judiciales, ICE decidió auditar los registros de empleo de la empresa e incluso envió, al menos, un agente encubierto a la firma para determinar si los extranjeros indocumentados habían sido contratados.

“En base a esta información, alrededor de marzo del 2014, ICE realizó una auditoría de los registros de empleo de Orchid Man y encontró que varios empleados habían llenado formularios de verificación de elegibilidad de empleo (I-9), con información falsa, que parecía pertenecer a diferentes personas”, dice la demanda.

Añade que la tarjeta de residencia que Cabrera presentó contenía información sobre un hombre de 66 años de edad, de Guatemala, pero pertenecía en realidad a una persona que hoy es un ciudadano naturalizado de Estados Unidos, no un residente permanente.

La queja sobre Alberto Ramos fue similar.

Cuando Ramos presentó una tarjeta de residencia al gerente de Orchid Man, el 25 de febrero, esta mostraba que supuestamente pertenecía a un hombre de 40 años de edad, de Guatemala, pero en realidad había pertenecido originalmente a un individuo de 83 años de edad, de origen libanés que más tarde se convirtió en ciudadano estadounidense.

En el caso de Eugenio García Ramos, la denuncia dice que el número de la tarjeta de residencia que presentó nunca fue asignado a ningún residente permanente. Por tanto, sugiere la denuncia, la tarjeta era totalmente falsa.

En cuanto a Catalino Ramos, la denuncia penal dice que presentó una tarjeta de residencia cuyo número pertenecía a un salvadoreño previamente deportado de Estados Unidos.

Siga a Alfonso Chardy en Twitter: @AlfonsoChardy

©2015 El Nuevo Herald (Miami)

Visit El Nuevo Herald (Miami) at www.elnuevoherald.com

Distributed by Tribune Content Agency, LLC.


Copyright © 2018 The Washington Times, LLC.

The Washington Times Comment Policy

The Washington Times welcomes your comments on Spot.im, our third-party provider. Please read our Comment Policy before commenting.

 

Click to Read More and View Comments

Click to Hide