- Associated Press - Tuesday, June 23, 2015

El Fideicomiso Nacional para la Preservación Histórica incluyó al vecindario de la Pequeña Habana en Miami en su lista del 2015 de los 11 Lugares Históricos Más Amenazados, al citar un propuesto aumento de la zonificación y una falta de protección legal de sus edificios, distintivos por su arquitectura que datan de la primera mitad del Siglo XX.

La Pequeña Habana, quizás el vecindario con más historia en Miami, está bajo amenaza. Tanto, de acuerdo con el fideicomiso, que la colocó en su lista anual de los 11 Lugares Histórico Más Amenazados.

El Fideicomiso Nacional, la principal organización de preservación del país, dijo que la dimensión y el carácter histórico del vecindario están en peligro por dos factores principales, un controversial aumento de zonificación del Este de la Pequeña Habana bajo consideración por la ciudad de Miami, así como la falta de protección legal para la amplia y diversa colección arquitectónica de casas, apartamentos y edificios comerciales de comienzos del Siglo XX.

La inclusión en la lista coloca en posición embarazosa a una ciudad que siente orgullo de la historia de la Pequeña Habana como el principal punto de entrada de los refugiados cubanos. La lista es para llamar la atención de los sitios arquitectónicos, culturales y naturales de significado nacional que están en peligro de ser irreparablemente dañados o destruidos por negligencia o por un desarrollo incompatible.

La ciudad, bajo la presión de una coalición de preservadores y activistas del vecindario, creó recientemente un pequeño distrito histórico en el Este de la Pequeña Habana que comprende un poco más de tres manzanas. Pero también presiona por el aumento de la zonificación de 32 manzanas que lo rodean, que son en su mayoría sitios de edificios pequeños, un animado enclave de la clase trabajadora salpicado con lotes vacantes y edificios en ruinas.

Los funcionarios de la ciudad aseguran que el aumento de zonificación revitalizará el área al sustituir los edificios anticuados por construcciones más altas y densas en zonas residenciales y comerciales. Los críticos dicen que esto sólo podría resultar en el encarecimiento de la zona y amplias demoliciones, mientras las construcciones invaden el Este de la Pequeña Habana desde el adyacente West Brickell, sacando a sus residentes –en su mayoría inmigrantes– y eliminando su escala humana y legado arquitectónico.

“La Pequeña Habana, que es el enclave cubanoamericano mejor conocido en Estados Unidos, un símbolo de la experiencia del inmigrante y el crisol estadounidense por excelencia, continúa siendo un área urbana próspera y diversa”, dijo Stephanie Meeks, presidenta del Fideicomiso Nacional, en un comunicado. “En todo el país, las ciudades están buscando maneras creativas de asegurar que las nuevas urbanizaciones sean compatibles con los barrios existentes, y urgimos a Miami a que explores políticas de zonificación que respeten el carácter histórico de esta área urbana tan querida por muchos”.

La Pequeña Habana es el segundo barrio del condado Miami-Dade que es puesto en dos años en la Lista de los 11 Más Amenazados, la cual según el Fideicomiso Nacional ha ayudado a salvar muchos otros lugares históricos. La lista del año pasado incluía East Island, en la villa de Bay Harbor Islands, donde una ola de construcción de condominios y oposición a la preservación por parte de los funcionarios de la villa ha llevado a la destrucción de toda una colección de edificios de apartamentos de estilo Miami Modern que, según los preservacionistas, están entre los más distintivos que existen.

Tomás Regalado, alcalde de Miami, dijo que él agradece la inclusión de La Pequeña Habana en la lista, y la calificó de “fantástica”.

El alcalde dijo que la nominación resalta la importancia nacional de La Pequeña Habana y ayudará a conseguir apoyo a la expansión de las designaciones históricas para estimular la renovación y proteger la calidad de la vida en el barrio. Regalado señaló que los dueños de propiedades designadas pueden vender su “derecho de aire” sin usar a urbanizadores para financiar renovaciones, y pueden calificar para reducciones de impuestos y otros beneficios para las mejoras.

Regalado, quien celebró la semana pasada un foro sobre la preservación de La Pequeña Habana en el Ayuntamiento de la Ciudad, dijo que cualquier cambio de la zonificación se debe hacer sólo luego de que las propiedades elegibles para su designación histórica sean identificadas y protegidas.

“Desafortunadamente, algunas personas han mirado anteriormente a La Pequeña Habana con cierto desdén, pero con este empujoncito creo que la mirarán de otra manera”, dijo Regalado. “Esto podría ser un cambio de gran importancia para los propietarios. La clave es conseguir que ellos colaboren. Ellos están demasiado ocupado arrendando sus propiedades, y han olvidado que La Pequeña Habana es un lugar importante”.

El comisionado de Miami Frank Carollo, cuyo distrito incluye La Pequeña Habana y quien ha apoyado el cambio de zonificación, no respondió a una solicitud de entrevista.

Also on the list of America’s 11 Most Endangered Historic Places:

The Grand Canyon, Arizona

Old U.S. Mint, San Francisco

South Street Seaport, New York City

For the full list and a description of the threats, go to www.preservationnation.org.

©2015 El Nuevo Herald (Miami)

Visit El Nuevo Herald (Miami) at www.elnuevoherald.com

Distributed by Tribune Content Agency, LLC.

LOAD COMMENTS ()

 

Click to Read More

Click to Hide