- Associated Press - Friday, June 5, 2015

Yuri Sucart, mejor conocido como el ex asistente personal del pelotero implicado en consumo de esteroides, Alex Rodríguez, pasó dos décadas encargándose de todo lo que su primo necesitaba: le servía de chofer, le compraba la comida, recogía su ropa de la tintorería y hasta inyectaba a la estrella de los Yankees de Nueva York con drogas para mejorar su rendimiento.

Entonces, el otrora astro del béisbol de Miami despidió a Sucart y le pagó $900,000 para que guardara silencio.

Ahora, Sucart, de 53 años, quien sufre de una enfermedad cardíaca y tiene gastos médicos muy altos, esperaba que se le sentenciara a cinco meses de arresto domiciliario por encontrársele culpable de traficar hormonas de crecimiento humano a estrellas de las Grandes Ligas de Béisbol y a jugadores aspirantes. Las sustancias prohibidas le fueron suministradas por un doctor falso quien era dueño de una clínica antienvejecimiento de Coral Gables llamada Biogenesis of America, la cual estaba en el meollo del más grande escándalo de uso de sustancias en la historia de las Grandes Ligas.

Pero el jueves, la jueza de Distrito de Estados Unidos, Cecilia Altonaga, a pesar de reconocer la gravedad de los problemas de salud de Sucart, le impuso una pena de siete meses en prisión, seguidos de un año de libertad condicional con seis meses de arresto domiciliario en su hogar de Kendall. La jueza también lo multo con $5,000 y lo reprendió por no pagar un cargo de $600 estipulados por la corte por concepto de su defensa legal la cual fue financiada con fondos públicos.

Sucart, quien usa una andadera, pidió disculpas a su esposa y a sus tres niños, y calificó su propia conducta como un “error”, al tiempo que también pidió piedad al juez. Pero también dijo algo que probablemente no ayudó en su solicitud de clemencia: “No quiero justificar mis acciones, pero muchas de las cosas que hice las hice por ignorancia y necesidad”.

Sucart, nativo de la Republica Dominicana, tiene orden de entregarse a las autoridades penitenciarias el viernes. La decisión del juez es similar a una recomendación por parte de los fiscales federales Pat Sullivan y Sharad Motiani, de sentenciarlo a ocho meses en prisión. Los fiscales pidieron la sentencia de tiempo en prisión debido a que Sucart estuvo entre tres de los ocho defendidos encontrados culpables en el caso de Biogenesis, de distribuir esteroides tanto a peloteros profesionales como a menores de edad.

Pero luego de esbozar el argumento de que el mismo Sucart era paciente de Biogenesis y que tenía varios clientes consumidores de esteroides, Motiani capturó la atención de la jueza con este comentario: “Este caso no se trata de Alex Rodríguez”.

“Usted dice que el caso no se trata de Alex Rodríguez”, dijo Altonaga. “El defendido alega que se trata enteramente de Alex Rodríguez”.

El abogado defensor de Sucart, Edward J. O’Donnell IV alegó que Rodríguez acusó públicamente a su leal asistente en 2009 cuando el pelotero de los Yankees fue inicialmente puesto al descubierto por los medios noticiosos por usar esteroides. En ese entonces –un año antes de que Rodríguez se convirtiera en cliente e Biogenesis– el beisbolista había culpado a Sucart por proveerle de las sustancias ilícitas, lo cual llevó a que su asistente fuese vetado del béisbol de Grandes Ligas.

“Como mínimo, el señor Sucart fue el chivo expiatorio de alguien más”, alegó O’Donnell ante la corte. El abogado dijo que Rodríguez, quien comenzó a comprar testosterona y otras drogas ilícitas de Biogenesis en 2010, eventualmente se peleó con Sucart.

“Lo dejaron sin nada”, dijo O’Donnell al intentar explicar por qué Sucart comenzó a vender drogas ilícitas para mejorar el rendimiento a jugadores de las ligas menores. “Se vio en una situación desesperada”.

La Administración para el Control de Drogas (DEA) que fuera alertada por los investigadores de las Grandes Ligas de Béisbol sobre la conexión entre Rodríguez y Biogenesis, en el otoño de 2012, llevó a cabo una investigación encubierta que provocó la caída del dueño de la clínica, Anthony Bosch, Sucart, y otros asociados involucrados en la red de esteroides del sur de la Florida.

En marzo, el primo de Rodríguez fue el último de los defendidos en declararse culpable en la investigación federal.

Sucart admitió que había conspirado con otros para distribuir hormonas de crecimiento humano a atletas que van desde Rodríguez hasta algunos jugadores en bachillerato, entre el 2010 y el 2013. Otros siete defendidos, incluido Bosch, se habían declarado culpables previamente y recibieron sentencias que van desde la libertad condicional hasta 4 años en prisión.

La investigación de las Grandes Ligas del Béisbol sobre el uso de sustancias prohibidas relacionada con Biogenesis, resultó en la suspensión de 14 jugadores, incluido Rodríguez por el resto de la temporada pasada. Rodríguez, quien ya ha vuelto con los Yankees como bateador designado, evitó tener que testificar en la corte gracias a la declaración de culpabilidad de Sucart.

Rodríguez, quien había negado públicamente haber usado drogas para mejorar el rendimiento, dio una declaración a puerta cerrada a los agentes de la Administración para el Control de Drogas en enero de 2014 sobre cómo conoció a Bosch a través de Sucart y siguió el protocolo de tomar los estupefacientes durante un periodo de tres años.

Durante el entrenamiento de primavera a principios de este año, el que fuera tres veces Jugador más Valioso de la Liga Americana, finalmente pidió disculpas por su conducta, mediante una nota escrita a mano.

©2015 El Nuevo Herald (Miami)

Visit El Nuevo Herald (Miami) at www.elnuevoherald.com

Distributed by Tribune Content Agency, LLC.

LOAD COMMENTS ()

 

Click to Read More

Click to Hide