- Associated Press - Tuesday, March 24, 2015

Una boda masiva tuvo lugar el lunes al medio día en la playa de Miami Beach, como parte de la celebración del centenario de la ciudad. Más de 50 parejas tanto heterosexuales cómo del mismo sexo, se dieron el sí al unísono frente a cientos de personas.

“Es tan apropiado tener esta celebración en nuestra ciudad, porque aquí todo se trata del amor, de la diversidad y de unir a la gente. Por eso es un honor unir a estas parejas para celebrar su amor mutuo”, dijo el alcalde de Miami Beach, Philip Levine, quien ofició la ceremonia de boda junto al reverendo interreligioso Eddie Rodríguez.

En el marco de un mes completo de fiestas y eventos que ha preparado la ciudad para conmemorar su cumpleaños número 100, se convocaron a parejas que representaran su diversidad demográfica: gay, lesbianas, heterosexuales, residentes locales o visitantes internacionales, jóvenes y adultos mayores que se casaban por primera vez o querían renovar sus votos.

Para Yvonne Feliciano, de 50 y Ángela Vargas, de 54, esta fue la oportunidad perfecta para formalizar una relación que ha durado más de 14 años.

“Antes no podíamos casarnos por la leyes del estado. Cuando vimos la convocatoria en internet, creímos que está era la señal para tomar el siguiente paso”, cuenta Ángela.

El matrimonio entre parejas del mismo sexo era todavía ilegítimo en Florida hasta enero de 2015. Antes, sólo se les reconocía como parejas de hecho, o uniones domésticas.

“Hay algo que no se tiene en cuenta, hasta 1967 era ilegal que dos personas de diferentes razas se casaran, y entonces se trataba de ignorancia y racismo. Que hoy en día en diferentes estados todavía sea prohibido el matrimonio gay, es simplemente igual de absurdo”, dijo el reverendo Eddie Rodríguez. “Al fin y al cabo, de lo que se trata es de festejar el amor”.

Mark Wolk y John Narvejen por su lado, han estado juntos por 36 años, pero ellos tuvieron que ir hasta San Francisco para oficializar su unión en el 2008.

“Estamos felices de tener la oportunidad de casarnos también en nuestra amada ciudad, somos neoyorkinos, pero Miami Beach es nuestra casa, y también queremos que se reconozca nuestra relación en nuestro hogar actual”.

Bernardo y Fabiola Hernández, ambos de 73 años, son otra pareja que ha pasado varias décadas juntos; a casi 2 años de cumplir sus bodas de oro, decidieron responder al llamado de la ciudad.

“Esta ceremonia va a ser historia y queríamos ser parte de ella”, dijo Bernardo.

Cuando se les preguntó por el secreto para mantenerse unidos, la señora Fabiola respondió “precisamente eso, hacerlo todo en casa, no rendirse ni separarse aunque las cosas parezcan difíciles”.

Otras parejas aprovecharon la ocasión para atreverse a tomar un impulso de amor.

Guillermo Liévano , un colombiano de 32 años, le había propuesto matrimonio a su hermosa novia Alejandra Rodríguez, de 31, apenas el pasado San Valentín. Hasta hace unos días no tenían ninguna fecha establecida para su boda, pero la idea de casarse en la playa junto a decenas de parejas, les pareció espontaneo y romántico.

“Me llamaron hoy a sólo unas horas de casarse y me dijeron que viniera corriendo para no perderme la ceremonia” Cuenta la madre de Guillermo, “Todos en la familia tuvimos que salirnos del trabajo porque quisimos acompañarlos. Fue un poco sorpresivo, pero estamos felices.”

Vassa y Marc Pianet, dos jóvenes franceses, fueron más allá. Después de siete años de relación, se enteraron de la convocatoria, y sin decirle nada a sus familiares o amigos, pidieron permiso en sus trabajos en Francia y compraron los pasajes para la fecha de la boda.

“No estábamos comprometidos, pero sabíamos que íbamos a casarnos algún día. Esta fue la señal, siempre quise una boda en la playa y nos encanta Miami Beach”, dice Vassa.

El día fue generoso con los recién casados, todos los preparativos de sus bodas corrieron por cuenta de la ciudad, y de varios patrocinadores que se unieron a la romántica causa. Desde las nueve de la mañana un grupo de maquillistas profesionales y estilistas del servicio de belleza GlamSquad retocaron a las novias de forma gratuita. La cadena de supermercados Whole Foods se encargó del pastel y la comida; también hubo vino espumoso por parte de Lolea, y todas las decoraciones florales y bouquetts fueron obsequiados por Karla Conceptual.

“Fue un trabajo conjunto y totalmente de voluntariado. En menos de dos semanas planeamos todo el montaje del escenario y la decoración, y aunque no hemos descansado desde el comienzo, ver a tantas personas felices y enamoradas hace que todo valga la pena”, dice Alison Colberg, organizadora de la gigante boda.

©2015 El Nuevo Herald (Miami)

Visit El Nuevo Herald (Miami) at www.elnuevoherald.com

Distributed by Tribune Content Agency, LLC


Copyright © 2018 The Washington Times, LLC.

The Washington Times Comment Policy

The Washington Times welcomes your comments on Spot.im, our third-party provider. Please read our Comment Policy before commenting.

 

Click to Read More and View Comments

Click to Hide