- Associated Press - Wednesday, March 25, 2015

Los moretones a ambos lados de la mandíbula de Ahziya Osceola fueron señales reveladoras: alguien, según un experto en abuso infantil, había agarrado el rostro del niño de tres años con fuerza suficiente como para dejar las marcas de sus dedos.

Pero la mandíbula amoratada de Ahziya fue sólo una pequeña parte de lo que había tenido que soportar el pequeño indio seminola. La línea directa de abuso del estado recibió un reporte el 21 de abril del 2014 de que el niño tenía arañazos en ambos lados del cuello y “un chichón grande y amoratado” en la frente. Dos semanas antes, sus maestros vieron una “marca de pellizco en una oreja”, un morado detrás de la otra, y dos morados en su cara.

Dos semanas antes, Ahziya tenía el labio roto, un moretón en las costillas y pellizcos y morados en las orejas. Ahziya dijo a su maestra de preescolar que “papi le daba golpes”. Su padre, Nelson Osceola, aseguraba que el niño era muy activo y torpe y que se lastimaba con frecuencia al tropezar con los muebles, las paredes, el inodoro y otros niños durante una fiesta del Día de Resurreccion.

Investigadores de protección infantil del Condado Broward desecharon la posibilidad de abuso y lo dejaron en manos de un padre que tenía un largo expediente criminal y un historial de supuesto uso de drogas. El Departamento de Policía de Broward (BSO) tuvo una última oportunidad de salvar a Ahziya en diciembre, cuando la línea directa de abuso del estado recibió un reporte de que su madrastra le había dado fuertes nalgadas, y de que tenía la cara amoratada y arañada. Pero esa llamada tampoco fue escuchada.

El miércoles, tanto Nelson Osceola como la madrastra del niño, Analiz Osceola, fueron arrestados por la policía de Hollywood luego que el niño había sido encontrado muerto la semana pasada, metido en bolsas de basura en el cuarto de lavar de la familia. Analiz Osceola enfrenta la mayoría de los cargos: homicidio con agravantes, negligencia infantil y dar falsa información a la policía durante una investigación. Nelson Osceola está acusado de una cargo de negligencia infantil.

“Esperábamos que esto pasara”, dijo de los arrestos Kenneth Tommie, abuelo materno de Ahziya. Tommie dijo que se alegraba de que se estuviera haciendo responsables al padre y la madrastra del niño de abusar de él.

La Oficina de Medicina Forense de Broward dijo que Ahziya murió por el trauma de una contusión, aunque no estuvo claro cuál de varias lesiones fue la fatal, dijo el jefe de la policía de Hollywood Frank Fernández. En conferencia de prensa durante el noticiero de la tarde, Fernández describió a un niño que había sufrido abusos probablemente durante toda su vida, y cuyas lesiones fatales eran demasiado “gráficas” para darlas a conocer al público. En los “breves tres años” de la vida de Ahziya, afirmó Fernández, “él sufrió muchas lesiones”.

Aunque es casi seguro que Analiz Osceola sabía que su hijastro estaba gravemente lesionado el jueves pasado, dejó morir al niño y regresó a su cama, según un acta judicial. La madrastra envolvió al pequeño en bolsas de basura, las amarró y puso al niño en una caja. Luego, cubrió sus restos envueltos como los de una momia con bolsas de ropa para ocultar su secreto, dijo Fernández.

Analiz Osceola, que está embarazada, fue arrestada justo al ser dada de alta de un hospital psiquiátrico donde permaneció 72 horas para una evaluación obligatoria, dijo Fernández.

Al ser contactado por el Miami Herald, BSO pidió al periódico que presentara preguntas por escrito sobre los documentos dados a conocer el miércoles, pero luego se negó a contestarlas.

La fotografía de Ahziya Osceola –con su sonrisa abierta, su cabello negro como el azabache y su tradicional chaqueta seminola– invadió la televisión del sur de la Florida la semana pasada cuando sus padres lo reportaron como desaparecido a las autoridades, provocando una búsqueda frenética con perros, helicópteros y visitas puerta por puerta. El fue encontrado diez horas más tarde, amoratado y frío, metido en una caja.

Incluso después de su muerte, los padres del niño se mantuvieron fieles a la historia de que Ahyziya era responsable por su creciente catalogo de lesiones: “Cuando el niño fue encontrado, estaba completamente cubierto de moretones de pies a cabeza”, dijo un reporte. “La madrastra explicó que las lesiones… [se debían] a la extrema torpeza del niño”.

El Departamento de Niños y Familias de la Florida (DCF), el cual paga a BSO para que lleve a cabo investigaciones de abuso infantil, dio a conocer el miércoles 27 páginas de informes detallando el historial del estado con la familia de Ahziya. El contacto entre el DCF y los padres del niño –Osceola y la madre, Karen Cypress– parece haber comenzado en agosto del 2013, cuando la línea directa de DCF recibió reportes de que, en varias ocasiones, el pequeño había regresado de visitar a su padre “con moretones no explicados y el con labio roto”.

El reporte agregó: “El padre fuma marihuana todos los días”, y Ahyzia “huele a humo” cuando está con su padre. “Cada vez que la madre deja a Ahziya en casa del padre, él tiene moretones no explicados y parece más delgado”.

Cypress, la madre del niño, también estaba siendo investigada. DCF recibió reportes de que ella bebía a diario hasta emborracharse, “cayéndose, tropezando y vomitándose toda la ropa”. Cypress también abusaba de la cocaína, según reportes a la agencia.

El Equipo de Protección Infantil, que examina a niños en busca de señales de abuso, concluyó que las lesiones de Ahziya no se correspondían a la historia de la familia de que el pequeño se había golpeado la cabeza contra una litera. Cypress firmó un “plan de seguridad” para aceptar servicios de mejoramiento de paternidad de parte de la tribu seminola.

Pero en enero, la línea directa de DCF recibió un nuevo reporte: Ahziya fue encontrado vagando solo por el vestíbulo de un hotel, mientras su madre dormía la borrachera en su cuarto del piso superior. Cypress fue arrestada luego por negligencia infantil. Los gemelos medio hermanos de Ahziya no tenían buen aspecto y habían sido descuidados en el sentido médico por su madre, según el reporte.

Cuando Ahziya fue observado por un investigador, presentaba una “marca roja al lado de su ojo izquierdo”.

“La señora Karen Cypress presentó recientemente falta de criterio cuando dejó a sus hijos sin supervisión mientras estaba inconsciente a causa de su estado de embriaguez”, dijo un informe con fecha del 21 de enero del 2014. Ahziya fue sacado de la casa de su madre y enviado a vivir con Nelson Osceola y su esposa Analiz.

Pero los reportes siguieron llegando. La siguiente alegación tuvo lugar el 21 de abril del 2014. Aunque la fuente de la acusación es confidencial, el reporte deja en claro que las maestras de preescolar de Ahziya estaban preocupadas porque él llegaba siempre a Nob Hill Academy cubierto de moretones. Ahziya, según el reporte, “había sido observado con varios moretones semana tras semana”.

Ahziya dijo a su maestra que su padre lo golpeaba con un cinto. Luego le dijo a un investigador que se había caído en su cuarto.

Osceola insistió que el niño “se había golpeado la cabeza” en una fiesta del Día de Resurrección. Y además tuvo explicaciones para todos los demás moretones: Ahziya se golpeó la cabeza contra una cama en la casa. Se cayó en la bañadera. Se cayó del inodoro. El “se cae todo el tiempo [y] a veces no presta atención a dónde camina, y tropieza con la mesa, las mesetas y otras cosas”.

“El padre afirmó asimismo que el niño se amorata fácilmente porque su sistema inmunológico es muy bajo”, dijo un reporte.

El Equipo de Protección Infantil no encontró evidencia alguna de que la mayoría de los muchos moretones del niño fueran consecuencia de abuso infantil. Pero las huellas de dedos en la mandíbula del niño eran preocupantes, dijo un reporte, y “eran prueba positiva de abuso infantil”. Alguien, según un reporte, había agarrado la cara del niño con “fuerza suficiente” para provocar moretones ovalados.

La investigación fue cerrada en junio del 2014 cuando Osceola firmó un “plan de seguridad” comprometiéndose a proteger a Ahziya. El plan de seguridad como tal no fue entregado el miércoles a los medios de prensa con los demás documentos. Por lo general se trata de promesas por escrito para evitar las drogas, la violencia u otras conductas peligrosas para los niños. Los legisladores prohibieron en esencia los planes de seguridad de “notas promisorias” la primavera pasada como parte de una reforma de las leyes de bienestar infantil.

El 7 de diciembre, DCF recibió un último reporte, alegando abuso físico una vez más. Cypress recogió a su hijo para que pasara el día con ella y notó un moretón en su mejilla. El trasero del niño también estaba lastimado, y él dijo que su “mami” era responsable de que le doliera el fondillito, refiriéndose a Analiz Osceola. Cuando Cypress le preguntó a Osceola sobre los moretones, él dijo una vez más que el pequeño se había caído.

“Existe la preocupación de que Ahziya esté siendo abusado en casa de su padre”, dijo el reporte. “Existe la preocupación de que, si algo le pasara a Ahziya, el padre va a decir que se cayó”.

Nelson y Analiz Osceola negaron haber hecho daño al niño, y la investigación fue cerrada, una vez, más, sin evidencia de abuso físico.

Tommie, el abuelo materno del pequeño, dijo que él no entendió la decisión del estado de no tomar medidas con respecto al reporte de diciembre. Tommie dijo que él había visto al niño ese mes, y le habían contado de los moretones en el fondillo de su nieto.

©2015 El Nuevo Herald (Miami)

Visit El Nuevo Herald (Miami) at www.elnuevoherald.com

Distributed by Tribune Content Agency, LLC

Copyright © 2018 The Washington Times, LLC.

The Washington Times Comment Policy

The Washington Times is switching its third-party commenting system from Disqus to Spot.IM. You will need to either create an account with Spot.im or if you wish to use your Disqus account look under the Conversation for the link "Have a Disqus Account?". Please read our Comment Policy before commenting.

 

Click to Read More and View Comments

Click to Hide