- Associated Press - Wednesday, March 25, 2015

El coqueteo intermitente de la Major Soccer League (MLS) con Miami parece haber regresado luego de una serie de viajes muy publicitados de David Beckham y algunas reuniones a puertas cerradas de su socio Marcelo Claure.

Los fotógrafos lograron captar a Beckham a lo largo de su viaje a Miami, comenzando con su llegada del lunes al Aeropuerto Internacional de la ciudad. El lunes por la noche, Beckham estaba sentado al lado del alcalde de Miami Beach, Philip Levine, en una fiesta de cumpleaños para el magnate de la moda Tommy Hilfiger. Ambos conversaron sobre fútbol, y Levine dijo que Beckham le dio una aprobación tácita a la idea de construir un estadio para fútbol profesional al lado del Marlins Park.

“Lo mencionó”, agregó Levine. “Creo que tiene amplitud de miras y disposición para cualquier cosa”.

Claure, el asociado futbolístico de Beckham y recién nombrado gerente general de Sprint, tuvo la semana pasada una cena con el alcalde de Miami-Dade, Carlos Giménez; y una reunión privada con el alcalde de Miami, Tomás Regalado. Regalado dijo que Claure habló con él sobre una nueva iniciativa de internet inalámbrica para Miami, así como de fútbol. Agregó que Claure mencionó dos lugares potenciales para un estadio: el terreno al lado del Marlins Park, y una propiedad en el vecindario Overtown de Miami en un lugar que Regalado no pudo identificar. Levine dijo que Beckham también mencionó un potencial estadio en Overtown.

La opción del Marlins Park ha sido la favorita para los dirigentes políticos desde los frustrados esfuerzos del año pasado para traer la Major League Soccer al Puerto de Miami o a la zona costera del downtown de la ciudad. Maimi ya posee estacionamientos que dan servicios al parque de béisbol construido donde estaba el Orange Bowl, y la ciudad también posee parcelas alrededor del estadio que podrían formar parte de un conjunto para el fútbol.

El Marlins Park también tendría el potencial para que el equipo de Beckham firme con la Universidad de Miami (UM) como asociado, con el estadio de soccer sirviendo también como terreno de football americano para la casa docente privada. Cuando el programa de football americano dejó el Orange Bowl por un nuevo hogar en el Sun Life Stadium, los aficionados criticaron ampliamente la medida y la UM ha estado en conversaciones con el grupo de Beckham sobre trasladar el football americano al estadio de fútbol si éste terminaba en el downtown.

La acogida favorable del equipo de Beckham al Marlins Park marca un cambio importante de mensaje. El año pasado, cuando el equipo buscaba terrenos de primera en el Puerto de Miami, Simon Fuller, un asociado de Beckham famosamente llamó al Marlins Park “espiritualmente contaminado” cuando los oponentes de la opción del puerto presentaron el lugar del estadio de béisbol como una alternativa.

En un comunicado dado a conocer el martes, Tadd Schwartz, el publicista de Beckham con sede en Miami, restó importancia a la visita de éste y a las reuniones de Claure.

“Miami es una de las ciudades favoritas de David y él tiene numerosos intereses empresariales y amigos aquí, así que la visita tanto como puede”, dijo el comunicado. “David y sus asociados aprecian mucho el fuerte apoyo que recibieron de nuestros aficionados y de la liga mientras trabajamos duro para traer un club de la MLS a Miami-Dade. Nuestros planes están en curso y esperamos tener pronto para ustedes noticias positivas e importantes”.

Regalado dice que ve como factible la opción del Marlins Park, dado los estacionamientos existentes y el hecho de que Miami posee muchos de los terrenos necesarios para el estadio. “Hay mucho espacio para hacerlo”, agregó. Este mes más temprano, los comisionados de Miami-Dade aprobaron una resolución en la que instruyeron al alcalde Giménez a buscar negociar un trato con el grupo Beckham de un estadio en la zona del Marlins Park.

“Realmente me siento confiada en que podemos hacerlo”, dijo Rosario Kennedy, una cabildera de Miami para el grupo Beckham. “El Marlins Park es un lugar histórico. Y Overtown con fútbol sería un impulso económico para la zona”.

Pero si la búsqueda de un estadio del año pasado terminó en un fracaso, la política del fútbol no ha sido más fácil en el 2015. La respuesta negativa contra el acuerdo de financiamiento del 2009 para el Marlins Park se mantiene aún lo suficientemente notable para que el equipo de Beckham y funcionarios del gobierno sigan preocupados de unir las fortunas del fútbol a la instalación beisbolera, lo que podría ayudar a explicar por qué la opción se menciona usualmente como “La localidad del antiguo Orange Bowl”.

Mientras tanto, los dos alcaldes involucrados se encuentran de cierta forma enfrentados en una campaña política debido a que la hija del alcalde Regalado, la miembro de la junta escolar Raquel Regalado, ha desafiado a Giménez para la contienda electoral del 2016. El alcalde Regalado dice que la reciente apertura del condado hacia un trato en la zona del Marlins Park lo deja un poco perplejo, pues a Giménez se le instruyó que negociara un acuerdo para propiedad bajo el control de un diferente gobierno.

“El condado aprobó una resolución para Giménez: Haz un trato con el lugar de los Marlins”, dijo Regalado. “El problema es que toda la tierra alrededor del estadio pertenece a la ciudad de Miami”.

Al preguntársele sobre la cena privada de Giménez con Claure, el portavoz del alcalde Michael Hernández dijo que ellos discutieron “el futuro de la MLS en el Condado Miami-Dade”.

“El alcalde Giménez continúa apoyando de forma entusiasta el traer la MLS a nuestro condado y trabajará con la MLS y el Beckham United Group para hacer una realidad el sueño de la MLS en Miami”, agregó Hernández.

Mientras Miami controle los terrenos, Miami-Dade probablemente necesitaría firmar un acuerdo al tomar posesión de los terrenos para que el grupo de Beckham evite los impuestos a la propiedad, dijo Bruno Barreiro, el comisionado del condado que patrocinó la resolución de fútbol. Barreiro dijo que él desea crear un distrito especial de impuestos alrededor del estadio de fútbol para financiar una mayor expansión del sistema de tránsito Metromover, para que sirva tanto a la nueva arena como al Marlins Park.

Las calles alrededor del parque de béisbol también necesitarían que se les cambiara la dirección para que funcione el lugar. Pero el gran inventario de terrenos de propiedad pública le daría a Beckham la posibilidad de obtener un lugar para el estadio sin tener que pagar la tasa del mercado para terrenos en otra parte de la ciudad. Cuando Beckham y sus representantes comenzaron sus esfuerzos a comienzos del año pasado, ellos prometieron financiar la construcción del estadio siempre que el gobierno les suministrara un sitio con una renta razonable.

“El Orange Bowl es el que pienso que está en el camino de menor resistencia”, dijo Barreiro, cuyo distrito del condado incluye al Marlins Park. “Ya es propiedad del gobierno”.

Otra complicación potencial es el nuevo empleo de Claure. Al magnate multimillonario de la tecnología se le nombró gerente general de Sprints en agosto, meses después de que fracasó el primer intento del fútbol. Su actual búsqueda del fútbol le trajo un perfil poco favorecedor en una revista y las personas que han hablado con él dicen que está preocupado por otro fracaso político en Miami.

En su encuentro con Regalado, Claure dijo que no deseaba otro largo período de especulación de si podría lograrse un estadio de la MLS en Miami.

“El dijo: ‘Hemos estado buscando lugares y necesitamos respuestas en las próximas semanas’”, manifestó Regalado. “El no dijo queremos hacerlo aquí o allí. El dijo ‘Necesitamos tomar una decisión en las próximas semanas’”.

©2015 El Nuevo Herald (Miami)

Visit El Nuevo Herald (Miami) at www.elnuevoherald.com

Distributed by Tribune Content Agency, LLC


Copyright © 2018 The Washington Times, LLC.

The Washington Times Comment Policy

The Washington Times welcomes your comments on Spot.im, our third-party provider. Please read our Comment Policy before commenting.

 

Click to Read More and View Comments

Click to Hide