- Associated Press - Monday, March 30, 2015

Este reportaje fue publicado originalmente el 30 de junio de 2014.

De calificar una nueva prueba de calidad, la Planta de Tratamiento de Agua Potable del oeste de Hialeah volvería a procesar y distribuir agua a esa ciudad y el Condado a partir de fines de julio, según autoridades municipales de Hialeah.

El jefe del Departamento de Obras Públicas, Armando Vidal, indicó en un documento municipal que una prueba inicial realizada en mayo fue aprobada exitosamente y ahora se aguarda una segunda evaluación.

“La prueba [de mayo] demostró la capacidad para producir 7.5 millones de galones de agua al día”, indicó Vidal en un informe enviado el 19 de junio al director del Departamento de Agua y Alcantarillado de Miami-Dade, William Johnson.

Las proyecciones para el reinicio de operaciones de la controversial planta ubicada cerca de la autopista I-75 y la calle 138 del noroeste se realizan luego de que se revelara que esta, sorprendentemente, no estaba distribuyendo agua.



El alcalde de Hialeah, Carlos Hernández, rehusó comentar sobre el tema. Hernández inauguró dicha planta de agua una semana antes de su reelección en el cargo.

Construida con una inversión de $100 millones financiados con fondos condales y de la Ciudad de Hialeah, la planta dejó de distribuir agua a la comunidad en diciembre, a poco más de un mes de haber sido inaugurada por Hernández.

¿La razón? Tanto el Condado como la Ciudad de Hialeah empezaron a recibir en diciembre quejas de los consumidores, según documentos públicos dados a conocer durante la última semana.

“En diciembre del 2013, el Condado empezó a recibir quejas del sabor, olor y color del agua”, indicó Vidal en un memorandum que a inicios de marzo envió al Departamento de Agua y Alcantarillado de Miami Dade. “[Por eso] se determinó seguir recibiendo el agua de la planta para distribuirla a los clientes”.

El mismo documento indica que en diciembre pasado, la Ciudad de Hialeah también recibió quejas del “sabor, olor y color del agua”, por lo que se descontinuó su distribución al público. Sin embargo, la empresa encargada de las operaciones de la planta, la española Inima, siguió proveyendo agua a la ciudad para limpiar las tuberías.

De hecho, en febrero pasado, el Nuevo Herald dio a conocer quejas vecinales por el constante vertimento de agua en plena vía pública, específicamente en una subestación ubicada en la calle 80 y la avenida 24 del oeste. En aquella oportunidad Vidal indicó que se trataba de labores de limpieza en las redes de tuberías subterráneas que distribuyen el agua tratada en la planta inaugurada en octubre. Pero no reveló que los problemas que encaraba la planta.

De acuerdo con documentos municipales, la Ciudad de Hialeah concluyó el proceso de reparación y limpieza de tuberías para recibir el agua de la nueva planta en febrero. En cambio, el Condado completó ese mismo proceso recién en abril, según los documentos.

El 23 mayo, el Departamento de Salud le dio luz verde para reiniciar la distribución del agua de la planta. Pero cuando ya todo parecía estar listo para que la esta empezara a operar, otro nuevo incidente provocó más retrasos: se detectó desperfectos en los sistemas de válvulas en dos tanques de almacenamiento de cinco millones de galones, indican los documentos.

“Estas reparaciones se están realizando y deben ser completadas antes de que la compañía proceda con la prueba de aceptación”, dijo Vidal en un memorándum.

De acuerdo con Vidal, desde el 21 de junio a Inima se le viene imponiendo una multa diaria de $10,000 por no cumplir con la puesta en marcha de la distribución del agua.

La selección de Inima para construir la planta de agua se produjo en el 2010, durante la administración del entonces alcalde de Hialeah, Julio Robaina. Por recomendación de este, en junio de ese año, el Concejo de esa ciudad aprobó una emisión de deuda por $50 millones a través del Florida Municipal Council y así financiar la construcción de la planta.

En aquel entonces, Robaina explicó que los $50 millones serían pagados en un plazo de 30 años. Los ingresos para pagar esa deuda se producirían una vez que en esa zona anexada se construyan unas 4,400 viviendas y 9 millones de pies cuadrados de área industrial, los cuales serían abastecidos con el servicio de agua de la la nueva planta.

Vidal ha dicho que en el futuro la planta estará en capacidad de producir 17.5 millones de galones al día.

La reportera del Miami Herald, Patricia Mazzei, contribuyó con este reportaje.

©2015 El Nuevo Herald (Miami)

Visit El Nuevo Herald (Miami) at www.elnuevoherald.com

Distributed by Tribune Content Agency, LLC

Sign up for Daily Newsletters

Manage Newsletters

Copyright © 2020 The Washington Times, LLC.

Please read our comment policy before commenting.

 

Click to Read More and View Comments

Click to Hide