- Associated Press - Wednesday, March 4, 2015

Un aspirante a agente de béisbol que refería los jugadores extranjeros a un notorio traficante de esteroides fue sentenciado el martes a tres meses de prisión, luego que una jueza dijo que era uno de los menos culpables entre los delincuentes de una red en el Sur de la Florida.

Juan Carlos Núñez obtuvo el beneficio de la duda de la jueza de Distrito Federal Cecilia Altonaga después de que su abogado y los fiscales estuvieron de acuerdo en un término de prisión de tres meses, seguido por tres meses de arresto domiciliario.

“Es uno de los menos culpables de los acusados”, dijo Altonaga en la Corte Federal de Miami.

A finales del 2011, Núñez, de 48 años, llegó a conocer al traficante de drogas de Coral Gables Anthony Bosch, durante una transacción para comprar un auto para uno de los jugadores a los que Núñez personalmente asistía, el lanzador dominicano Jordan Norberto. Núñez se convirtió en el intermediario en el Sur de la Florida entre Bosch y varios beisbolistas de República Dominicana y Venezuela.

El mes pasado, Bosch, quien se hacía pasar por médico, fue sentenciado por otro juez federal a cuatro años de prisión - el término mayor recibido por los seis acusados declarados culpables en el caso de distribución de esteroides que conmocionó al Béisbol de las Grandes Ligas. Otros dos acusados enfrentan juicio a principios de abril.

Como resultado del escándalo, 14 jugadores de las Grandes Ligas del Béisbol - incluyendo a Norberto - recibieron largas suspensiones en el 2013 debido a que usaron esteroides prohibidos que obtuvieron de Bosch y su clínica en Coral Gables, Biogenesis of America. El mayor nombre entre los clientes de Bosch: el bateador de poder de los Yanquis de Nueva York Alex Rodríguez, un destacado ex alumno de secundaria de Miami-Dade, quien fue castigado con una suspensión récord de 162 partidos.

En la audiencia del martes, Núñez se disculpó a la jueza, a su familia y al Béisbol de las Grandes Ligas por referir a varios jugadores dominicanos y venezolanos a la clínica de esteroides de Bosch. Mientras le costaba trabajo pronunciar sus palabras, el residente del Condado Broward dijo que manchó el “honor del juego”.

“Me arrepiento profundamente de mis acciones”, manifestó Nuñez, sentado junto a su abogado defensor, Michael Matters, “Esta situación ha puesto de cabeza mi mundo”.

En diciembre, bajo un acuerdo con los fiscales Pat Sullivan y Sharad Motiani, Núñez se declaró culpable de conspirar para distribuir testosterona.

Núñez admitió que llegó a conocer y a asistir a algunos de los beisbolistas extranjeros implicados en la controversia de esteroides cuando trabajaba para una agencia deportiva con sede en Nueva York: ACES Inc. Núñez recibió un pago de descubridor por cada jugador que firmara un contrato de grandes ligas, y cuidaría las necesidades personales de ellos.

Núñez, quien se convirtió en un agente “limitado” de jugadores de las Grandes Ligas, dijo a los beisbolistas que conocía “a un ‘médico’ que podía ayudarlos a sentirse y jugar mejor”, de acuerdo con una declaración presentada con su acuerdo negociado de culpabilidad. “Núñez nunca dijo a los jugadores de las Grandes Ligas quién era el médico, sólo que lo conocía y que era muy bueno”.

©2015 El Nuevo Herald (Miami)

Visit El Nuevo Herald (Miami) at www.elnuevoherald.com

Distributed by Tribune Content Agency, LLC

LOAD COMMENTS ()

 

Click to Read More

Click to Hide