- Associated Press - Friday, March 6, 2015

Cuando Gilberto Suárez escuchó el viernes en la mañana la sentencia que básicamente lo condenaba a un mes de prisión, no pudo evitar que se le aguaran los ojos porque en el fondo de su ser sabía que había salido casi ileso de una prueba monumental en su vida.

Suárez, quien en diciembre del 2014 se había declarado culpable de un cargo de conspiración para inducir o ayudar a extranjeros a entrar ilegalmente a Estados Unidos, podía haber recibido una sanción de hasta 10 años de privación de libertad.

En cambio, el hombre considerado como responsable de la entrada del pelotero cubano Yasiel Puig a este país, recibió, además del mes tras las rejas, una condena adicional de cinco meses de libertad condicional, un año de probatoria y una multa de $5,000.

“Sí, Gilberto se equivocó y lo reconoció ante el juez, pero todo lo hizo de buena fe y pensando en la seguridad de Puig y sus acompañantes”, expresó el abogado de Suárez, Bijan S. Parwaresch. “Gilberto no tuvo nada que ver en el viaje de Puig de Cuba hacia México. Este no es un caso clásico de tráfico humano”.

De acuerdo con la sentencia pronunciada por el juez Robert N. Scola jr. en una corte federal del Distrito Sur en Miami, Suárez deberá entregarse a las autoridades para comenzar a cumplir su condena el 1 de mayo.

Aunque Parwaresch fue enfático en su negativa sobre una posible colaboración de Suárez para incriminar a otros individuos relacionados a Puig a cambio de una penalidad menor, a quienes han seguido el caso les sorprendió la levedad de la condena.

“Este es un mensaje incorrecto a la sociedad, porque es como decirle a quienes trafican peloteros cubanos que pueden hacerlo sin graves consecuencias”, indicó una fuente legal que pidió el anonimato. “Lo único que puedo pensar es que Suárez está colaborando con las autoridades en otros casos”.

Sin embargo, la defensa insistió en que Suárez desde hace tiempo se viene vinculando a peloteros cubanos para ayudarlos a alcanzar sus sueños de Grandes Ligas y tuvo listos en corte para declarar en su favor a los peloteros de Ligas Menores Yasiel Balaguer y Carlos Martínez, a quienes habría facilitado la negociación de sus contratos.

Igualmente, la defensa presentó en la corte, listos para declarar a favor de Suárez, a Jenny Reyes, ex novia de Puig, y a Lester Quesada, quienes formaron parte del grupo que escapó en abril del 2012 de Cuba rumbo a México

“Gilberto se involucra con Puig cuando éste se encuentra en Islas Mujeres, prisionero de los lancheros que lo sacaron de Cuba”, reveló Parwaresh. “Es el deseo de tener sano y salvo a Puig lo que lo impulsa a llevarlo a Ciudad México”.

Sin tener ningún tipo de acreditación en la Oficina de Comisionado ni en el Sindicato de Peloteros, Parwaresh asegura que Suárez resultó vital en la firma de un pacto de $42 millones entre Puig -representado entonces por el conocido agente Jaime Torres- y los Dodgers de Los Angeles y que los $2.5 millones que recibió del pelotero fueron como pago por sus servicios en la negociación.

Anteriormente, la corte había dictaminado que Suárez devolviera la suma de una cuenta bancaria vinculada a ese dinero entregado por Puig, así como dos propiedades inmobiliarias y un auto Mercedez Benz.

Suárez, de 40 años y natural de Güines, en la actual provincia de Mayabeque, sigue siendo un personaje oscuro, cuyo nombre aparece asociado a una empresa llamada Sports Management.

La defensa de Suárez estructuró el caso en torno al peligro en que estaban Puig y sus cuatro acompañantes -Yunior Despagine, un boxeador, era el cuarto-, cuando los lancheros descubrieron la fuga del pelotero a la capital mexicana.

Supuestamente, los lancheros encabezados por Yandris León Placia, conocido como Leo, estaban furiosos y pidieron ayuda a la banda criminal de Los Zetas para buscar a Puig y raptarlo a cambio de un pago.

Este peligro, según el abogado, impulsó a Suárez a sugerir que cruzaran la frontera el 3 de julio del 2012, como primer paso de una historia que seguiría con la posterior conversión de Puig en estrella de primer nivel en las Mayores.

León Placia aparecería muerto a balazos poco después a la orilla de una carretera de Cancún, México.

A diferencia de otros jugadores latinoamericanos, los peloteros de Cuba deben evadir las autoridades de su país y establecer residencia en una tercera nación como requisito indispensable para iniciar los trámites hacia la llamada agencia libre, que abre el camino para las negociaciones con franquicias de las Mayores.

En casi todo los casos de jugadores importantes es un proceso lleno de riesgos y que escapa a la supervisión de las Grandes Ligas, por lo que da lugar a que se involucren individuos inescrupulosos, desde los lancheros hasta quienes financian la operación.

Pero en el caso de Puig se complica aún más debido a una demanda que, de hacerse efectiva, lo llevaría a juicio en noviembre del 2015, bajo el amparo de la Ley de Protección a las Víctimas de la Tortura, que respalda a ciudadanos y residentes estadounidenses que hayan sufrido vejámenes de cualquier tipo en terceros países.

Miguel Angel Corbacho Daudinot, quien fue sentenciado a siete años en una cárcel cubana debido a una supuesta declaración oficial de Puig en un juzgado de la isla por un caso de tráfico humano, busca $12 millones en compensación por daños y perjuicios.

A fines de agosto pasado, Eliezer Lazo, de 41 años, se declaró culpable en un tribunal federal de Miami de haber encabezado una organización dedicada a la trata de personas de origen cubano, entre ellos el jugador cubano de los Rangers de Texas, Leonys Martín.

De acuerdo con documentos de la corte, Lazo contrabandeaba cubanos por mar hacia México, donde permanecían detenidos hasta que se pagara un rescate que podía elevarse hasta $10,000 por persona, aunque en el caso de futuras estrellas como Martín podían ser sumas muy superiores.

Queda por ver, entonces, si este de Suárez es un capítulo cerrado en torno a Puig o apenas un intermedio en una saga que pudiera no tener fin.

©2015 El Nuevo Herald (Miami)

Visit El Nuevo Herald (Miami) at www.elnuevoherald.com

Distributed by Tribune Content Agency, LLC

LOAD COMMENTS ()

 

Click to Read More

Click to Hide