- Associated Press - Monday, March 9, 2015

Siempre es una buena noticia para el mundo del arte y la cultura local cuando un artista plástico de renombre internacional abre su propia galería en Miami.

En este caso se trata de la Fer Sucre Pop Gallery, espacio localizado en Wynwood, en la 2609 N Miami Avenue. Este espacio pone el punto de color en una cuadra donde las demás vidrieras son sencillamente olvidables.

Es allí, dentro de esos 950 pies cuadrados donde se exhiben las alegres y multicolores creaciones del reconocido artista neo pop venezolano, Fernando Sucre. Su obra se caracteriza por pintar súper héroes, músicos como los Beatles o los Rolling Stones, o escenas de bares con mujeres bembonas y curviílneas y galanes trasnochados.

Lo cierto es que los trabajos de Sucre son cualquier cosa menos aburridos. Sus personajes evocan alegría y buena vibra en general que se respira al entrar a la galería. Además ahora que Sucre practica yoga, personajes de la mitología india, como Ganesh y Shiva, han comenzado a aparecer en sus trabajos.

Pero si hay algo que caracteriza la obra este artista venezolano son las escenas de bares. “Quizás hay gente que no entiende mi arte por que tiene un poco de picardía, humor, sátira… Para mi son como mis hijos. Quizás hoy no lo aprecien; pero quizás en el futuro si”, dijo él.



Lienzos en diferentes formatos y tamaños cuadrados, rectangulares y redondos se alinean en las blancas paredes; mientras que en los anaqueles se exhibe su colección de objetos de arte utilitario como son los bolsos de playa, bolsas para meter el vino, tazas, enormes cojines, delantales y patinetas. Y aunque no había ningún calzado en exhibición al momento de la entrevista, hay más de una dama que lleva en sus pies las distintivas figuras de Fer Sucre.

“Es un lugar donde se puede adquirir desde $25 una obra original firmada por el artista”, dijo Sucre de sus muchos objetos de arte utilitario, además de las otras piezas que se cotizan en miles de dólares.

Nacido en Caracas, Venezuela, Sucre es ingeniero de profesión ya que estudió en Daytona Beach en la Universidad de Aeronáutica Embry Riddle. Pero al regresar a Venezuela, decide explorar su vena creativa y es así como entra a la Escuela Nacional de Arte y Diseño.

Asimismo estudió en el Instituto de Diseño Newmann, en el Instituto Federico Bandt de Caracas y en la Escuela de Artes Plásticas de la Universidad de Miami. Su trabajo ha llamado la atención del público gracias al manejo de íconos de gran tradición norteamericana, como es Andy Warhol, bajo la interpretación distintiva latinoamericana.

Siempre fue un artista de corazón y vocación ya que desde pequeño pintaba los personajes de series televisivas para niños, como Superman, UltraMan y el Hombre Araña, entre otros. Él cuenta que como era muy tremendo, lo ponían a ver televisión con una libreta y un lápiz; y el reto era pintar al personaje antes que acabara el programa.

A Sucre le encanta plasmar lo novedoso, es quizás algo que conserve de su mente de ingeniero y del gusto por las series de superhéroes de Marvel Comics. Hoy tiene todos esos aparatitos tecnológicos que están haciendo furor y se cuelan en su obra cosas nuevas como iPhones, iPads, y todas estas invenciones.

Hoy como galerista, Sucre expresa su gratitud a sus socios, Francisco Fernández y a su hijo Rafael, que como mecenas le facilitaron el camino y le dieron la oportunidad de tener un espacio en Wynwood donde el público en general pueda admirar su obra.

A pesar del lado jocoso que contiene la obra de Sucre, él se toma su trabajo muy a pecho. “Lo serio para mi es que voy a dejar un legado cuando me vaya de este planeta. Creo que le voy a dar felicidad a mucha gente….y algo de que hablar”, dice Sucre con algo de picardía.

Sucre dice que le gusta jugar con los formatos, es así que se sale de lo común; hace triángulos, óvalos, largos para las columnas o “redondos como si fueran claraboyas de un barco y así rompo los esquemas”.

Junto a él está su esposa, Alexandra Leighton, que lo ayuda y lo apoya en todo, además de ser su musa. Ella está a cargo de la galería mientras él se dedica a lo que mejor hace y es a poner en físico toda esa energía creativa que ebulle y se desborda a través del pincel y el lienzo.

Sucre no pinta un cuadro a la vez. Pinta varios, además de otros objetos. Él explica que es debido a la pintura acrílica con plástico que usa, tiene que esperar que seque bien antes de aplicar otra capa de color. Por eso es que pintar un ojo puede tomarle hasta tres días.

Además sus piezas utilitarias son perfectamente lavables.

Sucre además tiene planeado usar el espacio de la galería también como un área educativa. Le gustaría impartir clases de pintura para niños en verano.

También pinta por encargo retratos o a familias enteras o las mascotas de los que las tienen muy consentidas.

Los personajes famosos, superhéroes, escenas de bares y fiestas de Sucre se han esparcido en el ámbito artístico de Venezuela y Estados Unidos, los dos países donde este artista hace vida familiar y profesional. Sus obras también están presentes en organizaciones sin fines de lucro como El Museo de Los Niños de Caracas; Fundación Daniela Chappard y la de Fibrosis Quística, solo por nombrar algunas.

Sucre no se queda quieto un momento. “Tengo algo siempre en mente me gusta pintar lo que está de moda lo que esta pasando, y claro mis fiestas alegres y bares. También me gusta experimentar con diferentes técnicas y colores y nuevas pinturas; como las luminiscentes, iridiscentes y fluorescentes”.

©2015 El Nuevo Herald (Miami)

Visit El Nuevo Herald (Miami) at www.elnuevoherald.com

Distributed by Tribune Content Agency, LLC

Sign up for Daily Newsletters

Manage Newsletters

Copyright © 2020 The Washington Times, LLC.

Please read our comment policy before commenting.

 

Click to Read More and View Comments

Click to Hide