- Associated Press - Tuesday, September 1, 2015

Las bombas del nuevo sistema de drenaje en Miami Beach funcionaron como se esperaba y los restos de la tormenta tropical Erika, que azotaron la región el domingo, no causaran ninguna inundación.

“Afortunadamente no tuvimos un encuentro directo con una tormenta tropical o un huracán, porque hubiéramos tenido que lidiar con la marejada del mar”, dijo Nannette Rodríguez, vocera de la Ciudad de Miami Beach. “De todas maneras tuvimos fuertes lluvias y marea alta, y, con todo, las bombas parecen haber funcionado como se esperaba”.

La lluvia y la marea alta del fin de semana sirvieron como una miniprueba del nuevo sistema de drenaje que la Ciudad de Miami Beach y el Departamento del Transporte de la Florida (FDOT) instalan en las zonas de la ciudad, que regularmente se inundan debido al aumento del nivel del mar.

Casi anualmente, las avenidas Alton Road y West Avenue del distrito turístico de South Beach se llenan de agua debido a la llamada Marea Rey o King Tide, que sube por lo general a principios de octubre.

Es por eso que FDOT y la Ciudad de Miami Beach realizan la instalación de nuevas bombas para evitar que entre el agua del mar a las calles y avenidas y que se acumule demasiado tiempo el agua de la lluvia.

Rodríguez dijo que el nuevo sistema de drenaje en Miami Beach tiene un costo de unos $400 millones durante un período de cinco años. Eventualmente, habrá un total de 60 nuevas bombas en la ciudad para lidiar con las fuertes lluvias y el aumento del nivel del mar.

El King Tide ocurrió en octubre pasado, pero fue mínimo y las calles no se inundaron como de costumbre. También, las nuevas bombas que ya estaban funcionando ayudaron a evitar el tipo de inundación previa.

Por ahora, cinco bombas entraron en operación sobre West Avenue antes del paso de los restos de Erika, que se disipó como tormenta tropical el sábado.

Dos de las bombas de West Avenue se activaron el año pasado y tres más la semana pasada, informó Rodríguez.

Rodríguez apuntó que el público no debe esperar que las indundaciones terminarán , aun con el nuevo sistema de bombeo.

Si la lluvia es extremadamente fuerte, digamos que 10 pulgadas en una hora, es posible que las calles se inunden, pero con las nuevas bombas el agua será extraída rápidamente.

Lo mismo ocurrirá si el mar sube con fuerza, debido a un huracán, y el agua invadirá las calles y avenidas, pero las nuevas bombas también ayudarán a retirar el agua más rápido que antes.

Siga a Alfonso Chardy en Twitter:

©2015 El Nuevo Herald (Miami)

Visit El Nuevo Herald (Miami) at www.elnuevoherald.com

Distributed by Tribune Content Agency, LLC.


Copyright © 2018 The Washington Times, LLC.

The Washington Times Comment Policy

The Washington Times welcomes your comments on Spot.im, our third-party provider. Please read our Comment Policy before commenting.

 

Click to Read More and View Comments

Click to Hide