- Associated Press - Monday, September 21, 2015

Los hijos de padres deportados sufren de depresión y otros efectos psicológicos. La población hispana de Estados Unidos está creciendo, pero el número de inmigrantes de América Latina baja. Los inmigrantes se benefician de la asimilación, pero algunos de sus descendientes no siempre logran mantener los logros de sus padres o abuelos.

Estas son las conclusiones de tres importantes estudios publicados el lunes por expertos en inmigración, población y estadísticas.

La publicación de los estudios se produce en momentos en que la inmigración se ha convertido en el centro del debate entre los candidatos presidenciales republicanos. El candidato más popular en las encuestas, el magnate Donald Trump, ha prometido deportar a los 11 millones de inmigrantes indocumentados en el país, mientras que otros aspirantes republicanos a la presidencia quieren poner fin a la práctica de otorgar ciudadanía automática a los hijos de los indocumentados.

El estudio que analizó el impacto psicológico sobre los hijos de padres deportados o detenidos para su deportación, publicado por el Instituto de Políticas Migratorias (MPI) y el Instituto Urbano, dice que en muchos casos los menores sufren de depresión.

Las autoridades de inmigración, sin embargo, señalan que cuando los dos padres son indocumentados, permiten que uno de ellos –por lo general la madre– pueda quedarse.

Pero antes de la publicación de pautas más humanitarias –que rigen ahora–, los dos padres indocumentados eran deportados.

Ese fue el caso en la deportación de Ronald Soza y su esposa Marisela, ambos de Nicaragua. Ella fue deportada primero en el 2009. Su marido lo fue en el 2013.

Sus dos hijos adolescentes se quedaron en Estados Unidos al cuidado de Nora Sándigo, presidenta del grupo que defiende los derechos de los inmigrantes Fraternidad Americana.

Sándigo dijo el lunes que ambos adolescentes, Cesia y su hermano Ronald Jr., mostraron indicios de depresión.

“Ha sido muy duro para ellos”, dijo. “Pero ambos lograron superar las dificultades, especialmente Cesia, que fue aceptada por la Universidad de Georgetown en agosto para estudiar derecho”.

Barrios con mayor concentración de inmigrantes tienen tasas mucho más bajas de delincuencia y violencia que los barrios de no inmigrantes

Estudio de las Acadamias Nacionales

Mientras tanto, un informe del Centro de Investigación Pew, dice que la inmigración procedente de América Latina disminuye – aunque la proporción de hispanos en la población estadounidense sigue creciendo.

“A medida que la inmigración procedente de Latinoamérica se desacelera, la proporción de inmigrantes entre cada uno de los 14 mayores grupos de origen hispano de la nación está en declive”, según el estudio de Pew. “En general, la proporción de la población hispana que nació en el extranjero ha disminuido del 40 por ciento al 35 por ciento en el 2013”.

Los argentinos tienen el ingreso familiar promedio más alto con $63,000 al año

El mayor descenso se produjo entre los salvadoreños. El informe dice que la cuota de salvadoreños nacidos en su país se redujo del 76 por ciento en el 2000 al 59 por ciento en el 2013 – el mayor punto porcentual de reducción de cualquiera de los seis mayores grupos de origen hispano.

“A pesar de la caída en las cuotas de inmigrantes en todos los grupos de origen Latino, el rápido crecimiento de la población latina ha llevado a un continuo crecimiento en el número de inmigrantes latinos, aunque el crecimiento se ha desacelerado también en los últimos años”, dice el informe.

En el 2000 había 14.1 millones de inmigrantes hispanos en Estados Unidos. Para el 2013, el número habia crecido a 19 millones, según el informe Pew.

14.1 millones de inmigrantes hispanos en 2000

16.8 millones en 2005

19 millones en 2013

Otro dato interesante en el reporte Pew: los argentinos tienen el ingreso familiar promedio más alto con $63,000 al año, unos $20,000 más que el ingreso medio de los hogares de todos los hispanos que es de $41,000.

En general, según el informe, los hispanos viven por debajo del umbral de la pobreza y son los guatemaltecos, hondureños y dominicanos que conforman la más alta proporción de personas que viven en esta categoría.

En cuanto a la asimilación, un nuevo informe de las Academias Nacionales de Ciencias, Ingeniería y Medicina encontró que con el tiempo los logros de los inmigrantes no se reflejan en las generaciones posteriores.

En comparación con los estadounidenses nativos, según el informe, los inmigrantes tienden a ser más saludables y vivir en zonas con una menor tasa de criminalidad.

Pero en las generaciones posteriores, estas ventajas declinan cuando los descendientes de inmigrantes convergen con la población nativa, según el informe.

“Barrios con mayor concentración de inmigrantes tienen tasas mucho más bajas de delincuencia y violencia que los barrios comparables de no inmigrantes”, según el informe. “Sin embargo, en la segunda y tercera generaciones, las tasas de crimen aumentan y se asemejan a las de la población general de los estadounidenses nacidos en el país”.

Siga a Alfonso Chardy en Twitter:

©2015 El Nuevo Herald (Miami)

Visit El Nuevo Herald (Miami) at www.elnuevoherald.com

Distributed by Tribune Content Agency, LLC.

LOAD COMMENTS ()

 

Click to Read More

Click to Hide