- Associated Press - Saturday, September 26, 2015

El jurado no le creyó a un hombre de Miami-Dade quien insistió en que tenía 16 plantas de marihuana en su casa con el único fin de aliviar el sufrimiento de su esposa, enferma de cáncer.

El viernes por la noche, el jurado declaró culpable a Ricardo Varona de traficar más de 25 libras de marihuana y de operar un huerto de la hierba en su casa. Varona enfrenta una sentencia mínima obligatoria de tres años de prisión.

Varona, de 43 años, es el segundo hombre del sur de la Florida que en los últimos seis meses alega “necesidad médica” para justificar el cultivo de marihuana en una vivienda. A diferencia del caso de Varona, un jurado del Condado Broward absolvió en marzo a Jesse Teplicki, de 50 años, quien reconoció que cultivó 46 plantas de marihuana para combatir las náuseas y fatiga que padecía.

El juicio de Varona se desarrolló en momentos en que las leyes sobre la marihuana en todo el país son menos estrictas y se ha autorizado el uso de la hierba para fines medicinales en más de 20 estados, y para propósitos recreativos en cuatro estados y Washington DC.

En la Florida, la Legislatura aprobó este año una cepa de marihuana de baja potencia para tratar un pequeño número de afecciones, como el cáncer. En octubre, el estado decidirá a quién permitirá cultivar las plantas y los pacientes probablemente puedan tener acceso legal a marihuana legal a principios del próximo año.

En el caso de Varona, el hombre fue arrestado después que detectives de Miami-Dade encontraron un cultivo hidropónico en una habitación del segundo piso de casa en el suroeste del condado en julio del 2014.

Según los fiscales, las plantas, que pesaban 103 libras, habían producido unas 30 libras de marihuana, por un valor de $90,000. Eso era demasiado para el consumo de una sola persona, dijo el viernes a los jurados el fiscal David Emas, de Miami-Dade.

“Esto se trata del volumen”, dijo Emas. “El hombre estaba ayudando a su esposa, también estaba beneficiándose el bolsillo”.

Pero los abogados defensores de Varona presentaron una defensa original en un estado en que la marihuana sigue siendo ilegal para uso recreativo y no se ha autorizado para uso medicinal. A la esposa de Varona, María Varona, le diagnosticaron cáncer de seno en 2010, y aunque está en remisión, debe tomar medicamentos de manera preventiva, que le provocan fuertes náuseas.

La marihuana encontrada en la casa tenía por único fin agregársela a los alimentos que comía su esposa, dijo el abogado de oficio adjunto José Aguirre, quien lo calificó de una “necesidad médica” y dijo que el cálculo del peso de la droga por parte de la policía era pura especulación.

“Esto no era para ganar dinero, no era para vender. Era para su esposa”, dijo Aguirre, a quien en un momento se le salieron las lágrimas cuando habló de la decisión “honorables”de su cliente de cultivar las plantas.

Y agregó: “[La fiscalía] quiere que ustedes crean que [Varona] es Pablo Escobar o Walter White, pero sencillamente es un hombre que trataba de ayudar a su esposa con la medicina que necesita”.

En el juicio de tres días declararon la esposa del acusado, un defensor del uso de la marihuana para fines medicinales, que además es neurólogo, y un destacado cultivador de marihuana en Colorado, estado que cuenta con una dinámica industria de cannabis.

©2015 El Nuevo Herald (Miami)

Visit El Nuevo Herald (Miami) at www.elnuevoherald.com

Distributed by Tribune Content Agency, LLC.


Copyright © 2018 The Washington Times, LLC.

The Washington Times Comment Policy

The Washington Times welcomes your comments on Spot.im, our third-party provider. Please read our Comment Policy before commenting.

 

Click to Read More and View Comments

Click to Hide