- Associated Press - Wednesday, September 30, 2015

Maxie Graham estaba en un salón lleno de alumnos suspendidos de las clases regulares, jóvenes que se habían metido en problemas por pelearse, responder indebidamente a los maestros o abusar de otros.

Graham –con un físico de ex jugador de football y fuerte vozarrón– parecía ser exactamente el tipo de maestro necesario para volver a conducirlos por el buen camino. Comenzó por pedirles que memorizaran un poema.

“Soy el amo de mi destino/Soy el capitán de mi alma”, dijo en alta voz, recitando los últimos dos versos de Invictus, de William Ernest Henley.

Esta es una muestra de cómo el sistema de escuelas públicas de Miami-Dade planea cumplir su ambiciosa meta de eliminar las suspensiones. Hasta ahora, los estudiantes suspendidos sencillamente no iban a la escuela durante semanas, tiempo en el que podían quedar sin supervisión y con frecuencia se atrasaban en los estudios.

Pero este curso escolar, todos los alumnos suspendidos serán enviados obligatoriamente a aulas fuera de su escuela, como la de Graham. A este tipo de aulas se les llama Success Centers (Centros de Éxito), y después de poner en práctica un programa piloto el año pasado, el distrito escolar ha duplicado la cantidad de centros en todo el condado, a diez.

Hasta el momento los resultados son prometedores. La tasa de ausentismo entre los estudiantes enviados a esos centros el año pasado es menos de 1 por ciento. En el Condado de Broward, que hace algunos años implementó un programa similar, los resultados han sido alentadores.

La suspensión de alumnos rara vez logra cambiar el comportamiento de los estudiantes. Todo lo contrario: se ha demostrado que las suspensiones –incluso solo una– lleva a un mayor índice de deserción escolar y los estudiantes suspendidos tienen menos probabilidades de llegar a la universidad.

El enfoque de los Centros de Éxito no es solo los estudios, y se hace más énfasis en los valores y el comportamiento positivo, combinado con la instrucción individual por parte de maestros escogidos, como Graham.

“Se trata de forjar el carácter”, dijo Graham. “Una vez que los muchachos aprenden a comportarse debidamente, son más responsables”.

Después de jugar football en la universidad en Illinois, Graham se probó con los Chicago Bears en 1992. No logró hacer el equipo, pero jugó brevemente con el equipo Tampa Bay Storm, de la liga de arena football, antes que lo eliminaran.

Graham regresó a Opa-locka, donde el entrenador de football en la secundaria le consiguió un puesto como maestro sustituto en la Escuela Intermedia North Miami. Desde entonces, hace unos 20 años, está en las aulas, donde trabaja mano a mano con otros maestros que se concentran en alumnos que pudieran beneficiarse de este enfoque.

Aplaudo a los instructores aquí porque tratan a los alumnos con respeto. Hacen un gran esfuerzo.

Chantal Osborne, directora ejecutiva del distrito

Graham se muestra firme pero optimista, y dedica sus horas a motivar a los alumnos. Otra maestra, Jacqueline Merkerson, es igualmente firme, pero también paciente, y se acerca más a las jóvenes. La maestra Ermine Pryce se acerca silenciosamente a los alumnos, hablándoles en una voz tan baja que los estudiantes tienen que inclinarse para escuchar.

“Aplaudo a los instructores aquí porque tratan a los alumnos con respeto”, dijo Chantal Osborne, uno de los directores ejecutivos del distrito. “Hacen un gran esfuerzo”.

El día comienza con el desayuno. Los estudiantes entonces se van a un aula llena de carteles con mensajes de motivación. En la pizarra está escrita la reflexión del día, una cita de Frederick Douglass que dice: “Sin dificultades no hay avance”.

Menos de 1 % es la tasa de ausentismo entre los estudiantes enviados a esos centros el año pasado

Todos escriben sus ideas sobre la cita antes de reunirse para discusiones en grupo.

“Sé que ustedes están pasando por algunas cosas y tienen que mejorar”, dice Merkerson. “¿Cómo pueden tomar mejores decisiones para que les vaya mejor en la vida?”

Este tipo de charla es lo que se impone a lo largo de todo el día, junto con ejercicios para hacer que los muchachos se distancien de situaciones tensas y aprendan a pensar en formas constructivas a la hora de reaccionar. Los alumnos escriben entonces ejemplos de los conflictos que generalmente se presentan en las escuelas, y se les pide que presenten opciones de reacciones sin agravar los problemas.

Los centros ofrecen asesoría individualizada y un currículo basado en los valores

“Es una cuestión de equilibrio. Estamos tratando de educar y de consolar. Pero seamos honestos: no queremos que regresen”, dijo Luis Díaz, director de los Centros de Éxito de las escuelas públicas de Miami-Dade.

La cantidad de alumnos por aula es pequeña y al menos dos maestros imparten suficientes clases personalizadas para asegurar que los estudiantes se mantengan al día en los estudios. Un grupo de consejeros se reúne con los estudiantes para trata de llegar a la raíz de los problemas e incluso refieren a familias a agencias comunitarias para que reciban asesoramiento adicional.

“Muchos de estos muchachos se crían en entornos que no son comparables con los de otros alumnos”, dijo Díaz. “Estamos aquí para ayudarlos”.

El hijo de Annette Johnson fue enviado a un Centro de Éxito este año después que lo suspendieron por pelearse en la secundaria Miami Norland. Dijo que quedó convencida tan pronto como dejó a su hijo en el lugar y fue recibido por el coordinador Jesse Walker.

“Me encanta su actitud. Creo que es la persona correcta para tratar a los alumnos”, dijo Johnson, quien agregó que no está segura de qué sucedió mientras su hijo asistió al centro. Pero después del primer día, añadió, su hijo, que normalmente no le prestaba mucha atención a las tareas escolares, parecía haber encontrado una nueva motivación.

“El primer día llegó a la casa y comenzó a hacer la tarea, estuvo casi dos horas en eso”, afirmó Johnson. “Creo que sacó una buena experiencia y que lo ayudaron al punto que no quiere regresar al programa ni meterse en problemas”

Siga a Christina Veiga en Twitter:

©2015 El Nuevo Herald (Miami)

Visit El Nuevo Herald (Miami) at www.elnuevoherald.com

Distributed by Tribune Content Agency, LLC.


Copyright © 2018 The Washington Times, LLC.

The Washington Times Comment Policy

The Washington Times welcomes your comments on Spot.im, our third-party provider. Please read our Comment Policy before commenting.

 

Click to Read More and View Comments

Click to Hide