- Associated Press - Wednesday, September 30, 2015

Tras haber pasado la mitad de su breve vida en el hospital, Eliana Méndez, de seis meses de edad, se irá a su casa de Palm Beach Gardens con sus padres esta semana cuando los médicos le den de alta del Holtz Children’s Hospital, en el Jackson Memorial de Miami, donde cirujanos de la Universidad de Miami le hicieron un trasplante de corazón.

“Me siento aliviada, contenta de irme a casa y de poder disfrutar de ella, estar en casa, para que ella pueda disfrutar sus juguetes, su cuarto y podamos seguir adelante con nuestra vida”, dijo Alejandra Méndez del exitoso trasplante de corazón hecho a su hija. “No hemos tenido una vida normal aquí en el hospital”.

La odisea de la familia Méndez comenzó en junio, cuando Eliana cayó enferma y se puso aletargada. Sus padres, Alejandra y Abdiel Méndez, la llevaron a un pediatra, quien le diagnosticó un virus.

Pero esa misma noche, más tarde, contó Alejandra Méndez, los síntomas de Eliana empeoraron. La bebé empezó a vomitar mucho y respiraba con dificultad.

Los Méndez llevaron a Eliana a la sala de emergencia del Centro Médico St. Mary’s. Los médicos del mismo diagnosticaron de inmediato a Eliana una condición potencialmente mortal llamada miocardiopatía dilatada, la cual hace que las cavidades del corazón se agranden y debiliten.

A la mañana siguiente, amenazada de un paro cardiaco, Eliana fue llevada por aire al Holtz Children’s Hospital en el Jackson Memorial, donde cardiologos pediátricos del Sistema de Salud de la Universidad de Miami evaluaron a la pequeña y determinaron que necesitaba un trasplante de corazón.

“Fue una cosa de locos”, recordó Alejandra Méndez. “En ese momento me pasaron muchas cosas por la cabeza”.

La familia Méndez esperó dos meses, con Eliana en la unidad de cuidados intensivos, para encontrar un donante compatible.

El aviso llegó el 21 de agosto, y ese mismo día un equipo del Instituto de Trasplantes de Miami, en colaboración con Eliot Rosenkranz, cardiólogo pediátrico, trasplantaron un nuevo corazón a Eliana.

“Estamos muy agradecidos”, dijo Alejandra Méndez, “porque hubiera podido tomar más tiempo y no fue así”.

Pero el nuevo corazón de Eliana estaba aún débil después de la operación, y los médicos la mantuvieron sujeta durante cinco días a un aparato que funcionaba como pulmón y corazón mecánicos. Eliana es alimentada en estos momentos por medio de una sonda de gastrostomía insertada en su abdomen.

Paolo Rusconi, cardiólogo pediátrico de UM , recomendó además hacer pruebas genéticas para determinar si la cardiomiopatía de Eliana es la forma heredada de la enfermedad. El equipo de UHealth en el Jackson es uno de 11 en todo el país que participa de un proyecto investigativo nacional que usa pruebas genéticas avanzadas para determinar las causas de la cardiomiopatía, de acuerdo con un comunicado de prensa del hospital.

Los resultados de la prueba genética están pendientes, pero una vez que estén podrían ayudar a los Méndez a saber si otros miembros de su familia podrían correr riesgo de contraer una cardiomiopatía, y de si Eliana porta un gen que podría ser pasado a sus hijos.

Para una familia joven con planes de tener más hijos, afirmó Alejandra Méndez, los resultados de la prueba genética podrían influir en su decisión de tenerlos o no.

“Si no es hereditario”, dijo, “eso nos dará paz de espíritu”.

Daniel Chang: ,

©2015 El Nuevo Herald (Miami)

Visit El Nuevo Herald (Miami) at www.elnuevoherald.com

Distributed by Tribune Content Agency, LLC.


Copyright © 2018 The Washington Times, LLC.

The Washington Times Comment Policy

The Washington Times welcomes your comments on Spot.im, our third-party provider. Please read our Comment Policy before commenting.

 

Click to Read More and View Comments

Click to Hide