- Associated Press - Wednesday, December 10, 2014

El joyero Luis Felipe Pérez salió libre el miércoles del Centro de Detención Federal de Miami, tras purgar cuatro años y medio de prisión por encabezar un millonario fraude piramidal que involucró a varias figuras políticas de Hialeah.

Vistiendo camiseta y pantalón negro, Pérez, de 42 años y popularmente conocido como “Felipito”, salió a las 10 de la mañana de la cárcel, hasta donde llegó su madre Aida Pérez junto con otro familiar para recogerlo.

“Me siento feliz de estar libre”, dijo Pérez a el Nuevo Herald. “Ahora quiero empezar a reconstruir mi vida, empezar el proceso de resanar, de recuperar el tiempo perdido con mis padres y mis tres hijos, todos menores de edad”.

Pérez fue condenado en el 2010 a cumplir 10 años de prisión por liderar un esquema Ponzi en el que estafó unos $40 millones a varios políticos y empresarios locales. Sin embargo, su condena fue reducida a casi la mitad tras colaborar en el juicio contra el ex alcalde de Hialeah, Julio Robaina, y su esposa Raiza, quienes fueron absueltos de los cargos de perjurio y evasión tributaria de unos $2 millones.

Robaina no respondió las llamadas de el Nuevo Herald para conocer sus comentarios.

En abril, durante el juicio contra los Robaina, Pérez ofreció detalles de supuestos negocios en los que les pagaba a ellos y a otras personas millonarios préstamos con intereses anuales de usura del 36 por ciento.

El miércoles, Pérez aseguró que en su declaración durante el juicio contra los Robaina dijo todo lo que sabía sobre los negocios que había realizado.

“Yo me sentí confiado del testimonio que ofrecí porque fui [ a la corte] con la verdad”, dijo Pérez. “Sobre ellos [los Robaina] prefiero por ahora no ofrecer mayores comentarios. Ellos tuvieron sus días en corte y ya están rehaciendo sus vidas y ahora yo la mía”.

Durante el juicio, Pérez también dijo que otro político al que le pagaba intereses de usura era el actual alcalde de Hialeah, Carlos Hernández. Sin embargo, Pérez decidió no entrar, por ahora, en mayores detalles.

“Quisiera comentar sobre el tema de Carlos Hernández pero más adelante”, dijo Pérez. “Hay muchas cosas que se deben aclarar”.

Hernández, quien siempre se ha declarado una víctima de la estafa por parte de Pérez, dijo que esperaba que el joyero cumpliera con saldarle los casi $50,000 que aún le adeuda.

“No puedo hablar por todas las víctimas, pero en la cárcel Felipito no me podía pagar el dinero que me debe”, dijo Hernández. “Vaya, ahora que se ha rehabilitado en la cárcel y que va a buscar un trabajo honesto, que me pague a mí y a las otras víctimas”.

Cuando el Miami Herald reveló en el 2011 que el alcalde Hernández cobraba intereses de usura, éste lo negó categóricamente. En aquella oportunidad, Hernández dijo que de los $180,000 que había invertido con Pérez primero estaba cobrándole el monto principal del préstamo y no los intereses.

Sin embargo, el miércoles 16 de abril, durante el interrogatorio realizado por el fiscal federal Richard Gregorie, Hernández reconoció que recibía cheques por montos que representaron el 3 por ciento de interés mensual -es decir, 36 por ciento anual-, de los préstamos que le hizo en el 2007 al joyero.

Pérez recordó que estuvo preso durante 17 meses en una prisión federal de Carolina del Norte hasta que en septiembre del 2013 fue trasladado al Centro de Detención Federal de Miami donde tendría mayor contacto con los investigadores del juicio contra los Robaina realizado siete meses después.

Tras abandonar la prisión, Pérez acudió con sus padres a almorzar en un restaurante de la ciudad de Miami para luego, por la tarde, asisitir al dentista.

Pérez enfatizó que en la trama del fraude piramidal estuvieron involucrados varias otras personalidades locales que han pasado desapercibidas y que también cobraban intereses de usura.

En abril, durante su testimonio en la corte, Pérez identificó en varias fotografías a personas que participaron en el negocio tales como ex el directivo de la Cámara de Comercio de Hialeah, Daniel Hernández, así como Samy, un reconocido estilista de la farándula hispana de Estados Unidos que, según el propio joyero, también cobraban 36 por ciento de intereses.

Los registros contables de Pérez indican que Samy le prestó $2 millones y Daniel Hernández $250,000.

“Esto fue un negocio que involucró a muchas personas”, dijo escuetamente Pérez. “Pero por ahora quiero disfrutar de mi libertad y de mi familia”.

Siga a Enrique Flor en Twitter a través de Twitter en @kikeflor

©2014 El Nuevo Herald (Miami)

Visit El Nuevo Herald (Miami) at www.elnuevoherald.com

Distributed by Tribune Content Agency, LLC

Copyright © 2018 The Washington Times, LLC.

The Washington Times Comment Policy

The Washington Times is switching its third-party commenting system from Disqus to Spot.IM. You will need to either create an account with Spot.im or if you wish to use your Disqus account look under the Conversation for the link "Have a Disqus Account?". Please read our Comment Policy before commenting.

 

Click to Read More and View Comments

Click to Hide