- Associated Press - Wednesday, April 1, 2015

Un apuñalamiento ocurrido el martes en la Secundaria Miami Killian causó que padres preocupados acudieran a la escuela, un breve cierre de emergencia de este campus en Kendall y el envío de un destacado jugador de football al hospital.

Se espera que el “defensive end” (defensor de línea) de segundo curso DeAndre Johnson, de 15 años de edad, se recupere por completo. La policía de las Escuelas Públicas de Miami-Dade dijo que Johnson fue apuñalado por una estudiante poco antes de la hora de almuerzo en las afueras de la cafetería de la escuela. Johnson pudo llegar a un grupo de gradas descubiertas, rodeado por amigos y compañeros de aula, antes de que una ambulancia lo llevara al hospital.

En las primeras horas de la tarde, los amigos de Johnson acudieron a Twitter para expresar su indignación.

La policía acusó el martes a una alumna de último curso, de 17 años de edad, de un delito grave de intento de asesinato y posesión de un arma en los terrenos de una escuela, de acuerdo con una portavoz del distrito escolar.

Según los relatos de testigos y declaraciones de la policía, Johnson fue apuñaleado a eso de las 11 a.m., lo que provocó un breve momento de pánico mientras los estudiantes salían en desbandada y el jugador de football se dirigía a las gradas descubiertas fuera de la escuela. La muchacha fue puesta bajo custodia casi de inmediato.

A pesar de que la joven estaba bajo custodia, la escuela estuvo cerrada de emergencia por un breve tiempo. Así y todo, padres preocupados que recibieron mensajes de texto de sus hijos corrieron hacia la escuela situada en el 10655 de la 97 Avenida del Southwest. Unos 100 padres abarrotaron la biblioteca a la espera de que dejaran salir a sus hijos, dijo un padre que estaba allí.

Aunque el distrito escolar envió mensajes automatizados, los padres que estaban en el centro docente se quejaron por falta de información. La escuela “no nos dio la información sobre lo que sucedió”, dijo Blanca Rodríguez, cuya hija e hijo asisten a Killian.

Correa dijo que la estudiante usó una especie de cuchillo de cocina para apuñalar a Johnson. Ella calificó de aislado el incidente del martes y aseguró que los estudiantes no tienen nada que temer.

Travis Bloomfield, quien juega con Johnson en el equipo de football de los Cougars (Pumas) de Killian, dijo que vio a una joven blandiendo un cuchillo, a un guardia de seguridad que trataba de controlar a la muchacha y a Johnson dando vueltas mientras sostenía su pecho antes de dirigirse a las gradas.

“Todos gritaban mientras decían ‘No DeAndre, no te mueras’”, agregó Bloomfield.

En un momento, añadió Bloomfield, Johnson cayó al piso. Entonces el instructor de football Cory Johnson se abrió paso y calmó a la multitud antes de que llegara la ambulancia.

Jorge Olivieri, un estudiante de último curso, de 17 años de edad, dijo que vio a guardias de seguridad y a un agente de la policía sacar a la muchacha mientras los estudiantes corrían para ayudar a Johnson. Alguien le colocó a Johnson un suéter por encima, mientras él parecía sangrar del área superior del pecho, agregó Olivieri.

“Lo vi tendido en el piso, sangrando. Trataban de mantenerlo consciente, mantenerlo despierto”, añadió Oliveri. “Era impactante verlo”.

Con seis pies y tres pulgadas de altura, y 220 libras de peso, se considera a Johnson un astro en ascenso en su posición, y algunas revistas de secundaria lo han clasificado entre los primeros defensive ends del estado. Incluso el gurú del football en las escuelas secundarias Larry Blustein mencionó a Johnson la pasada temporada, al referirse a él como un prospecto “sorprendente”.

En el 2014, Johnson logró 30 tacles y capturó siete veces al quarterback detrás de la línea de golpeo, e informaciones dicen que se le ofreció una beca en la Universidad Temple, aunque él prefiere la Estatal de la Florida o la de Miami.

Johnson se perdió la mayor parte de la temporada pasada por una fractura en la tibia, pero regresó a tiempo para la postemporada y desempeñó un papel importante en ella, dijo su entrenador. Johnson regresó recientemente del Primer Equipo del Ejército de EEUU en Texas y ha mantenido un promedio de calificaciones de 3.3.

El entrenador Johnson visitó el martes a Johnson en el hospital.

“Entrenamos con fe. Jugamos con fe. Formamos luchadores”, dijo Johnson. “El está en el proceso de vencer esta dificultad. Sólo va a necesitar un tiempo para recuperarse”.

©2015 El Nuevo Herald (Miami)

Visit El Nuevo Herald (Miami) at www.elnuevoherald.com

Distributed by Tribune Content Agency, LLC

LOAD COMMENTS ()

 

Click to Read More

Click to Hide