- Associated Press - Wednesday, April 1, 2015

Una mujer que vive en el sur de Texas, cerca de la frontera con México, ha sido arrestada en Miami bajo cargos de tratar de comprar grandes cantidades de cocaína de un agente encubierto de la Agencia de Lucha Contra las Drogas (DEA) que se hizo pasar por traficante de estupefacientes, de acuerdo con documentos de la Corte Federal.

Gloria Ramos, de 33 años, fue detenida el 18 de febrero después de que presuntamente trató de comprar la cocaína del agente encubierto en un restaurante cerca del Aeropuerto Internacional de Miami (MIA).

Se trata del caso más reciente de tráfico de drogas que aparece en documentos judiciales del Tribunal Federal en Miami que involucran pistas proporcionadas por fuentes confidenciales de la DEA infiltradas en redes de tráfico de cocaína. El 11 de febrero pasado, por ejemplo, dos residentes de Palm Beach -José Enrique Mejías y Sergio Severino- fueron detenidos en dos vehículos sobre la autopista I- 95 y acusados ??de intentar distribuir grandes cantidades de cocaína en el sur de la Florida.

El caso de Ramos fue explicado en detalle en una denuncia penal recientemente presentada en la Corte Federal de Miami por un agente especial de la (DEA).

“En base a una investigación en curso, agentes de la DEA se enteraron de que un individuo estaba interesado en adquirir una gran cantidad de cocaína”, de acuerdo con la denuncia penal.

La pista incluía un número de teléfono con código de área en Carolina del Sur. En ese momento, un agente encubierto de la DEA fue asignado para llamar al número. La persona que contestó dijo que una mujer devolvería la lamada. El 3 de febrero, Ramos llamó desde un número con un código de área que cubre Brownsville, Harlingen, McAllen y Laredo — todas localidades del sur de Texas a lo largo de la frontera con México. Parte de la zona conocida como Valle del Río Grande colinda con la frontera al otro lado de las ciudades mexicanas de Matamoros y Reynosa que están continuamente atormentadas por la violencia ya que son parte de las principales rutas de narcotráfico hacia Estados Unidos.

La violencia también ha sido vinculada a una guerra por el territorio entre facciones opuestas del llamado Cartel del Golfo. que opera en Matamoros y Reynosa.

La denuncia penal no dice si Ramos o su asociados están vinculados a los cárteles mexicanos que operan en Matamoros o Reynosa.

En el 2012, agentes de la DEA arrestaron a Pedro Delgado Sánchez en Fort Wayne, Indiana, durante uno de sus frecuentes viajes fuera del Sur de la Florida para coordinar el transporte de grandes cargamentos de drogas desde Arizona a Detroit bajo instrucciones del cártel de Sinaloa, uno de los más poderosos de México. Antes de ser arrestado, Delgado Sánchez residía en una casa de dos pisos en West Kendall.

La denuncia dice que Ramos le informó al agente encubierto que viajaría a Fort Lauderdale desde Harlingen al día siguiente para comprar la cocaína en Miami. El 4 de febrero, Ramos llegó al Aeropuerto Internacional Fort Lauderedale/Hollywood. De inmediato llamó al agente encubierto y organizó una reunión esa noche en el restaurante Latin Café 2000 a lo largo de la cuadra 800 de la Avenida 42/Le Jeune Road, de acuerdo con la denuncia penal. El agente encubierto ofreció vender a Ramos 10 kilos de cocaína a un costo de $28,000 por kilo. De acuerdo con la denuncia penal, Ramos expresó interés en la transacción, pero dijo que necesitaba obtener el dinero en efectivo de parte de asociados y se comprometió a llamar al agente que decía ser narcotraficante más adelante.

Luego tuvieron lugar una serie de reuniones entre Ramos y el agente encubierto en el mismo Latin Café 2000 y en otro restaurante, Latin Bohemia Grill en Coral Gables, que no fructificaron.

La denuncia penal indica que Ramos y sus asociados parecían sospechar del “narcotraficante” y por lo tanto nunca lograron llegar a un acuerdo. La denuncia dice que Ramos estaba siempre acompañada de varios hombres que llegaban a las reuniones en diferentes vehículos que estacionaban fuera de los restaurantes y se quedaban en ellos, casi como si estuvieran vigilando la zona para evitar ser sorprendidos por la policía.

En un momento dado, los investigadores decidieron detener a Ramos y los otros sospechosos. Los agentes de la DEA solicitaron a la policía llevar a cabo detenciones rutinarias de tránsito de los tres vehículos que transportaban a Ramos y sus asociados. Al revisar los vehículos, los agentes encontraron en uno de ellos $30,000 en una bolsa azul.

A Ramos se le concedió fianza de $30,000 el 26 de febrero, y fue instruida de cargos el 5 de marzo, según documentos de la corte. Al día siguiente Ramos se declaró inocente ante el magistrado federal William Turnoff.

Su abogado de Miami, Julian Vladimir Stroleny, dijo que no podía hacer comentarios sobre el caso porque este está aún está bajo proceso judicial en la Corte Federal.

La DEA dijo que tampoco podía hacer comentarios.

Siga a Alfonso Chardy en Twitter: @AlfonsoChardy

©2015 El Nuevo Herald (Miami)

Visit El Nuevo Herald (Miami) at www.elnuevoherald.com

Distributed by Tribune Content Agency, LLC

LOAD COMMENTS ()

 

Click to Read More

Click to Hide