- Associated Press - Thursday, July 9, 2015

Alrededor de una docena de inmigrantes cubanos que entraron recientemente a los Estados Unidos a través de la frontera mexicana, han estado durmiendo a la intemperie en el Doral, porque una agencia de asistencia a los refugiados no ha podido proveerles ayuda inmediata ni reubicarlos.

Los cubanos dijeron a el Nuevo Herald en varias entrevistas que la agencia, Church World Service (CWS), les ofreció llevarlos a un refugio temporal para desamparados pero sin garantías de que podrían conseguir una cama. Tampoco les ofrecieron alojarlos en un hotel, lo que era una práctica usual en el pasado. Un hotel económico en Miami ronda los $50 por noche.

Los entrevistados agregaron que la agencia les adjudicó citas para septiembre.

“Vinimos directamente para aquí y nos dijeron que no podían darnos cita hasta el 12 de septiembre”, dijo Edel Nocedo Zulueta, de 44 años, quien arribó a Miami hace una semana, tras cruzar la frontera en Laredo, Texas. “Ellos dijeron que cuando nos toque la cita, nos dirán cuándo nos pueden reubicar a otro estado”, añadió.

Según la versión de los entrevistados los funcionarios de CWS dijeron que no tenían “cupo” para atenderlos. Al no tener familiares en EEUU, los inmigrantes cubanos decidieron quedarse en el parqueo detrás de las oficinas de la agencia, localizadas en Doral, en el 1924 de la 84 avenida del noroeste. Miembros de la comunidad cubana les han llevado comida, al ver los primeros reportes del caso en varios canales locales.

“Gracias a la bondad de esta gente es que no nos hemos muerto de hambre”, comentó Juan Torres, quien también llegó recientemente a EEUU a través del puesto fronterizo en Laredo.

Torres, de 55 años, dijo que un funcionario de CWS le informó que la prioridad de la agencia ahora mismo eran los balseros cubanos que llegan a las playas de la Florida y no quienes arriban a través de la frontera.

“Me dieron una cita para el 18 de septiembre y mientras tanto tengo que dormir como un perro en la calle”, cuestionó Torres y advirtió que “tenemos derechos por la Ley de Ajuste Cubano y no nos pueden tratar como indigentes”.

Antonio Mora, también durmiendo en la calle, llegó a Miami desde Laredo el 4 de julio, el día de la independencia, junto a otros tres cubanos. “Llegamos sin dinero ni familia aquí”, dijo Mora. “En Cuba se dice que el gobierno de EEUU da asilo a los cubanos” comentó el joven de 27 años que lamentó tener que esperar hasta septiembre para su cita. “Mientras tanto tenemos que estar aquí a la intemperie”. Otro miembro del grupo, Yurinel Fonseca, agregó que todos estaban “muy decepcionados” con el trato que estaban recibiendo.

Entre los desamparados, Zoraida Lázara Rosabal Estévez y Daniel Díaz Aguilar se identificaron como doctores cubanos que habían abandonado el programa de colaboración médica del gobierno cubano en Brasil.

Lenta respuesta al auge de inmigrantes cubanos

Este es el caso más reciente de inmigrantes cubanos que han quedado desamparados luego que agencias de asistencia a los refugiados han sido incapaces de actuar con inmediatez. En mayo, otro grupo de cubanos estuvo varios días viviendo en la calle.

El número de inmigrantes cubanos que están arribando al sur de la Florida ha aumentado notablemente desde que el presidente Barack Obama ordenó en diciembre la restauración de relaciones diplomáticas con Cuba.

Más de 18 000 cubanos han llegado a EEUU desde el 1 de octubre, el inicio del año fiscal 2015, una cifra que se equipara al total de arribos en el año fiscal 2014. Aunque la mayoría llega a través de la frontera con México, al final terminan en el sur de la Florida, la principal comunidad cubanoamericana del país.

No queda claro cuán influyente es el auge de la inmigración desde la isla en las demoras en la asistencia a los recién llegados. Tampoco por qué agencias de este tipo, que fueron creadas específicamente para paliar este tipo de situaciones, no han podido responder inmediatamente, sobre en todo en los casos de cubanos que no tienen familiares u otras redes de apoyo en EEUU.

El Nuevo Herald intentó contactar a CWS para obtener comentarios al respecto pero varios funcionarios no contestaron a los mensajes. Otro dijo no estar autorizado para hacer declaraciones. Varias estaciones locales de televisión que reportaron estos casos tampoco obtuvieron declaraciones de la agencia.

El alcalde del Doral, Luigi Boria, dijo que se comunicó con el comisionado del condado José Pepe Díaz para buscar en conjunto una solución a este caso “lo más rápido posible”.

“Hay que ayudarlos, son recién llegados de Cuba y tenemos que buscar cómo suplir las necesidades básicas de estas personas”, comentó a el Nuevo Herald.

El reportero Enrique Flor y el fotógrafo Roberto Koltún contribuyeron a esta historia.

Puede seguir a Alfonso Chardy y Nora Gámez Torres en Twitter: @ngameztorres y @AlfonsoChardy

©2015 El Nuevo Herald (Miami)

Visit El Nuevo Herald (Miami) at www.elnuevoherald.com

Distributed by Tribune Content Agency, LLC.


Copyright © 2018 The Washington Times, LLC.

The Washington Times Comment Policy

The Washington Times welcomes your comments on Spot.im, our third-party provider. Please read our Comment Policy before commenting.

 

Click to Read More and View Comments

Click to Hide