- Associated Press - Friday, May 15, 2015

Durante décadas, las damas de la Escuela del Hogar de Cuba han estado unidas por los recuerdos del tiempo que pasaron allí aprendiendo a ser amas de casa.

Pero, lo mismo que ensenar a las niñas a ser amas de casa ha ido desapareciendo del currículo de las escuelas, la Asociación de Maestras Hogaristas de Cuba en el Exilio será pronto un recuerdo más del pasado.

La asociación está llegando al fin de sus 40 años, y su membresía y sus recursos financieros han disminuido mucho.

“Yo soy la última generación”, dijo Lucía Vasallo de 74 años.

En cierto momento, ellas contaron con 1,600 miembros en Estados Unidos, Puerto Rico y España. Recaudaron cientos de dólares para la Liga Contra el Cáncer, donaron cunas para las madres necesitadas y organizaron almuerzos para cientos de personas.

Ahora quedan sólo unas 50 miembros. Con sus damas ya septuagenarias, octogenarias y nonagenarias, el grupo ha decidido finalmente disolverse.

“Por razones biológicas”, bromeó Dolores M. García. “Cada año hay menos miembros”.

La miembro de la junta escolar Raquel Regalado dio esta semana un reconocimiento al grupo por medio de una programación por sus años de dedicación a causas sociales. Regalado dijo que dos tías suyas se graduaron de la escuela hogarista en Cuba y le enseñaron a coser vestidos y tocar el piano.

“Es una habilidad que la gente ya no tiene”, dijo Regalado. “Es lindo que lo hayan mantenido vivo por tanto tiempo: 40 años, y todavía están prestando servicios comunitarios y recaudando dinero, exactamente como lo hacían en Cuba”.

La Escuela del Hogar fue creada en Cuba en 1918 por Angela Landa. Las mujeres acudían en masa a la escuela para aprender cómo ser mejores amas de casa, cuidadoras y maestras. Lo hacían orgullosas, con su propio himno que todas las graduadas aprendían a cantar. Incluso ahora, medio siglo después, las palabras les vienen con facilidad a la mente.

“No hay Cuba nueva sin los esfuerzos, sin las virtudes de la mujer”, cantó Vasallo.

Laura Cal López, de 81 años, sacó una foto de una pintura que ella hizo, y Blanca Rosa García, de 82 años, mostró orgullosa un pequeño álbum con docenas de fotos de primorosas escenas de encaje que ella ha completado durante años, el producto de sus estudios en la escuela del hogar.

“Allí aprendimos a hacer de todo”, dijo García. “No hubo una sola muchacha que saliera sin saber cómo bordar, tejer, cocinar, dar primeros auxilios”.

En la década de 1970, a medida que más estudiantes y maestras dejaron Cuba para establecerse en Estados Unidos, se creó la asociación para que las mujeres pudieran intercambiar historias y hacer algo bueno por sus comunidades. García dijo que el grupo fue incorporado formalmente en 1981.

Vasallo se graduó de la escuela en 1959. Ese mismo año, contó, Fidel Castro la cerró y Vasallo recogió su diploma sin ceremonia alguna, sin ni siquiera una procesión de graduación.

“Tuvimos que recoger nuestros certificados e irnos”, dijo.

En el exilio, las mujeres encontraron trabajo donde pudieron: en una planta de procesamiento de camarones, ayudando en los negocios de sus esposos o como maestras de español en el sistema escolar.

En la actualidad, la escuela del hogar ha sido rebautizada como Ciencias de la Familia y el Consumidor. En las escuelas de Miami-Dade, alrededor de 13,000 estudiantes se han enrolado en programas tales como artes culinarias, educación de infancia temprana y servicios de diseño de modas.

“Nos centramos más en el empleo, no en cómo ser amas de casa”, dijo Diana Collingwood, supervisora del programa de Ciencias de la Familia y el Consumidor. “Las clases están realmente vinculadas a la industria”.

Collingwood dijo que programas tales como artes culinarias están haciéndose más populares entre los varones. Ella atribuye el aumento de interés a los programas televisivos de reality cooking y de modas. Los estudiantes de los programas de Ciencias de la Familia y el Consumidor pueden graduarse con certificaciones de seguridad de los alimentos y de atención a los niños.

“Es un programa muy necesario”, dijo. “La gente necesita esas habilidades”.

Siga a Christina Veiga en Twiter en @Cveiga

©2015 El Nuevo Herald (Miami)

Visit El Nuevo Herald (Miami) at www.elnuevoherald.com

Distributed by Tribune Content Agency, LLC.


Copyright © 2018 The Washington Times, LLC.

The Washington Times Comment Policy

The Washington Times welcomes your comments on Spot.im, our third-party provider. Please read our Comment Policy before commenting.

 

Click to Read More and View Comments

Click to Hide