- Associated Press - Friday, May 15, 2015

Abigail Correa, integrante de pandillas organizadas por reclusos en las cárceles de Chicago en los años sesenta y setenta, ha sido arrestada en el sur de la Florida por cargos de posesión ilegal de armas de fuego y venta de marihuana. Correa se declaró culpable durante una audiencia el jueves en la Corte Federal.

La detención de Correa tuvo lugar el 26 de marzo, un poco antes de que agentes federales arrestaran a 23 miembros de la famosa pandilla Latin Kings en Miami-Dade, Broward y Palm Beach. Esa redada fue anunciada por el fiscal federal Wifredo Ferrer en Miami el martes.

Los arrestos de los pandilleros, dijo Ferrer en un comunicado, forman parte de una estrategia nacional para mejorar la seguridad pública.

“Estamos dedicados a mejorar la seguridad pública y la calidad de vida de los residentes respetuosos de la ley mediante la protección de los barrios, la adopción de iniciativas policiales proactivas, y el enjuiciamiento de delincuentes reincidentes violadores de los reglamentos sobre armas de fuego y miembros de pandillas criminales”, dijo Ferrer.

No había ninguna indicación en la declaración de Ferrer o la denuncia penal presentada en el caso de Correa de algún vinculo entre los casos. Correa no pertenecía a los Latin Kings, sino a las pandillas conocidas como Gangster Disciples y Folk Nation. Mientras que los Latin Kings surgieron en la década de 1940, Gangster Disciples y Folk Nation se formaron, respectivamente, en las décadas de 1960 y 1970. Pero las tres pandillas tenían sus raíces en Chicago.

El caso de Correa comenzó en febrero cuando la Oficina del Alguacil del Condado Palm Beach (PBSO) dio seguimiento a una pista de que una mujer condenada por un crimen había sido vista con un arma. La ley federal prohíbe que delincuentes convictos posean armas de fuego.

Revisando el sitio de la red social Instagram, el agente vio un video en el cual Correa disparaba un revólver negro, de acuerdo con la denuncia penal presentada por un agente especial de la Oficina de Alcohol, Tabaco, Armas de Fuego y Explosivos (ATF). El agente sabía que Correa era delincuente convicta y por lo tanto no debería tener en su posesión un arma de fuego, y mucho menos dispararla, según la denuncia. El agente también sabía que Correa pertenecía a pandillas.

El agente obtuvo una orden de allanamiento para la residencia de Correa en West Palm Beach y el 5 de marzo la policía condal llegó al lugar, de acuerdo con la denuncia penal.

Correa y al menos otros dos ocupantes de la casa en West Palm Beach fueron detenidos. Cuando los agentes registraron la casa, encontraron una bolsa de plástico transparente que contenía marihuana. La denuncia penal dice que los agentes también encontraron una balanza, un posible indicio de que Correa estaba involucrada en la venta de marihuana.

Los agentes encontraron asimismo un pequeño arsenal que incluía municiones, un revólver calibre 38 y una ametralladora PPS-42 automática. Una imagen del arma se incluyó en la denuncia penal.

Después de ser arrestada, dice la denuncia, Correa reconoció que sabía que le estaba prohibido tener armas porque era una delincuente convicta. Pero Correa argumentó que necesitaba las armas para su protección debido a que algunas personas creían que su residencia era una casa donde se almacenaban narcóticos. Correa también dijo a los agentes que la marihuana que encontraron en la casa era para su uso personal.

Correa fue instruida de cargos el 1ro de mayo y en un principio se declaró inocente. Se fijó su juicio para junio, pero el jueves cambió de idea y se declaró culpable. Va a ser sentenciada en julio.

Siga a Alfonso Chardy en Twitter: @AlfonsoChardy

©2015 El Nuevo Herald (Miami)

Visit El Nuevo Herald (Miami) at www.elnuevoherald.com

Distributed by Tribune Content Agency, LLC.

LOAD COMMENTS ()

 

Click to Read More

Click to Hide